Deja mal herida a su novia tras acuchillarla 39 veces «por celos» en Canarias

El agresor de la localidad insular, que aseguró no poder soportar las infidelidades, se entrega a la Guardia Civil, mientras que el criminal de la ciudad gallega sigue huido.

1

Poco importa si se trata de la Península o los archipiélagos, si es verano o invierno o si se tiene DNI o pasaporte, puesto que el drama de la violencia machista no conoce estaciones o límites geográficos. La última víctima de esta alarmante lacra social, la número 29 en el presente año, fue una peruana de 38 años que falleció durante la madrugada del jueves al viernes en La Coruña tras recibir numerosas puñaladas a manos de su pareja sentimental, un varón también oriundo del país andino y que se encuentra huido.

Mejor suerte corrió la española de 33 años residente en el pueblo canario de Vecindario que, de manera casi milagrosa, ha logrado salvar la vida pese a recibir nada menos que 39 cuchilladas de su novio, que se entregó tras la agresión y que argumentó que el detonante de la salvajada fueron «los celos».

Por fortuna, la mayoría de las heridas, repartidas por todo el cuerpo, fueron superficiales y, tras ser sometida ayer a una larga intervención quirúrgica, la vida de la agredida no corre peligro.

Según las primeras investigaciones, la pareja mantenía una relación sentimental desde hace cuatro años, aunque no convivían juntos, y no consta la existencia de denuncia previa por malos tratos.

Tras consumar la agresión, el hombre se entregó en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad, donde lo único que acertó a explicar es que había atacado a su pareja «por sus infidelidades».

Bastantes menos detalles se conocen de la agresión mortal perpetrada en La Coruña. De hecho, los únicos datos sobre el asesinato de la peruana María Luz Tapia son los que aportaron los amigos con los que pasaba la velada en un piso de la ciudad coruñesa.

Al parecer, el asesino, compañero sentimental de la fallecida, se personó en dicha residencia en torno a las seis de la mañana y, sin mediar palabra, cometió el crimen antes de darse a la fuga.

La salvaje agresión mereció el reproche unánime de la clase política gallega, encabezada por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien expresó su «máximo rechazo» y reiteró el compromiso del Ejecutivo regional para «erradicar este tipo de comportamientos de nuestra sociedad» y «defender la plena libertad de las mujeres».

Mientras tanto y con idéntica finalidad, España propuso a la UE en Estocolmo la creación de una orden de detención europea para los casos de violencia de género

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, planteó la iniciativa durante la reunión informal de titulares comunitarios, que ayer debatieron en la ciudad sueca las líneas maestras de la política comunitaria en dicho área para el próximo quinquenio.

El objetivo último es que los ciudadanos del Viejo Continente estén seguros «de que se les hará justicia cualquiera que sea el país comunitario en el que vivan», explicó el socialista.