Publicidad

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, rechazó ayer abstenerse para permitir la investidura de Pedro Sánchez después de acusar al PSOE de haber sellado esta semana “los cien pactos de la infamia con partidos independentistas y nacionalistas”.

“El señor Sánchez no puede exigir que nos abstengamos a una investidura porque él siempre que puede pacta con los nacionalistas”, criticó antes de garantizar que Cs será “el dique de contención del sanchismo”.

Arrimadas aseguró que los socialistas “no pueden dar lecciones de pactos” ni tampoco “pedir a las fuerzas constitucionalistas” que se abstengan, tras haber cerrado acuerdos de investidura “que van a perseguir la conciencia de Pedro Sánchez siempre” y a quien (dijo) no van a “blanquear” ni “lavar la cara”.

Según la portavoz de Cs, el presidente del Ejecutivo en funciones “ya tiene el Gobierno montado” y, por ese motivo, no escogerán “entre una falsa falacia”, en alusión a elegir entre votar a favor de la investidura de Sánchez o la posibilidad de que se convoquen unas nuevas elecciones.

“Que no se engañe nadie. Lo que se vio en Navarra (donde el PSOE pactó con Geroa Bai y EH Bildu entró en la Mesa del Parlamento regional) era el preludio de lo que será el Gobierno a nivel nacional”, aseveró Arrimadas, quien garantizó que Sánchez ya pactó “con separatistas y nacionalistas” su investidura.

Sobre las declaraciones del líder del PP, Pablo Casado, en las que sostuvo que prefiere la abstención de Cs a la repetición de los comicios, Arrimadas insistió en que “han sido muy claros” y que “quizás” los populares estén “en otra situación” por el “batacazo electoral” que sufrieron el 28A.

“Ultraconservadores”

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, rechazó ayer “etiquetar” a Vox de “extrema derecha” y, en cambio, ha asegurado que se trata un “partido ultraconservador populista” al que afeó que “pidan sillas” en la Comunidad de Madrid.

Arrimadas aseguró en rueda de prensa que la formación naranja tiene “muchísimas discrepancias” con Vox, con el que no comparten que “las personas del colectivo LGTBI sean enfermos, ni tengan que ir a terapia, ni que sean ciudadanos de segunda” y ha recordado que su socio de gobierno no es la formación de Santiago Abascal, sino el PP.

“Nosotros estamos muy centrados en empezar a trabajar por la ciudadanía. En Andalucía ya lo hicimos y en Madrid, donde ya hay gobierno municipal, mientras otros piden sillas nosotros estamos gobernando ya”, aseveró en alusión al partido de extrema derecha.

Asimismo, resaltó que “desde luego, las diferencias con Vox son enormes y se han visto”, pero que también podrían “poner etiquetas” al presidente de la Generalitat, Quim Torra, por “hacer homenajes a señores genetistas que dicen que los cráneos de Vic no son iguales que los de Ávila”.

La portavoz de Cs ha celebrado la sentencia del Tribunal Supremo que condena por violación a los miembros de La Manada y que fue duramente criticada por Vox, sobre la que ha dicho que está “muy contenta” porque “ha reconfortado a mucha gente”.