Condena de 21 años de prisión para el exprofesor de los Maristas

Se le acusa de cuatro delitos de abuso sexual, dos de ellos de forma continuada

91
Fotografía de archivo de Joaquín Benítez, exprofesor de gimnasia acusado de abuso sexual contra menores.
Fotografía de archivo de Joaquín Benítez, exprofesor de gimnasia acusado de abuso sexual contra menores. / efe
Publicidad

La Audiencia de Barcelona condenó al exprofesor de gimnasia del Colegio Maristes Sants-Les Corts de Barcelona Joaquín Benítez a 21 años y nueve meses de cárcel por cuatro delitos de abuso sexual, dos de forma continuada.

Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), la sentencia de la Sección 21 de la Audiencia le impone una indemnización total para las cuatro víctimas de 120.000 euros. La sentencia condena a la Fundación Champagnat, responsable de la institución, como responsable civil subsidiario.

Se afirma en la decisión que “no se ha atribuido al asegurado, la Fundación Champagnat, la producción voluntaria del daño sino, todo lo contrario, una conducta imprudente por falta de control sobre la conducta dolosa de un empleado dependiente”.

La Audiencia impone a Benítez una inhabilitación para ejercicio de la profesión docente de 13 años y ocho meses, y orden de alejamiento y prohibición de comunicación respecto de las víctimas.

El tribunal considera probado que el acusado aprovechó su condición de profesor de educación física de colegio de los Maristas, donde trabajó de 1999 a 2011, para abusar de cuatro alumnos en varias ocasiones.

Según recoge la sentencia, el acusado disponía de un despacho propio con una camilla en la que llevaba a los alumnos para realizarles masajes que aliviaran posibles lesiones, y allí cometía los abusos.

El tribunal citó ayer por la mañana a las partes y al acusado para notificarles conjuntamente la sentencia: Benítez acudió tapado con pasamontañas a la Audiencia y, tras saber la decisión, se fue sin hacer declaraciones y huyendo de la prensa a la carrera.

Al salir de la secretaría de la Sección 21, Manuel Barbero, el padre que destapó el caso, se ha abrazado a su abogada llorando al conocer la condena.

sentirse amparado

En el juicio, Benítez confesó y dijo que actuó al sentirse “amparado” por Maristas, y la Fiscalía mantuvo la petición de 22 años de cárcel para Benítez por dos delitos de abuso sexual continuado y dos de abuso sexual, mientras que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona pidieron 35 y 26 años de prisión, respectivamente.

Benítez confesó en su declaración durante el juicio que había abusado de dos menores, pero dijo no acordarse de los otros dos casos por los que estaba acusado.

También afirmó que los responsables de la orden religiosa conocieron uno de sus primeros casos de abusos sexuales en 1986 pero que no lo sancionaron, por lo que se sintió “amparado”.