CiU respalda con su abstención al Ejecutivo mientras pide elecciones

El dirigente nacionalista, que fue agasajado por los socialistas al anunciar el sentido de su voto, aboga por que el Ejecutivo venda activos, como su participación en una azucarera.

0

Curioso contraste. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, explicó ayer que su grupo se iba a abstener en la votación del decreto de recortes porque si éste no se aprueba la situación será peor y pidió la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se rechacen los Presupuestos.

Durante su intervención, el político catalán subrayó que si el real decreto no recibía el beneplácito de la Cámara Baja la situación de los pensionistas sería más negativa y los funcionarios también estarían en peores condiciones para poder cobrar su nómina.

El anuncio recibió aplausos por los diputados del PSOE, gesto que fue criticado por Duran, quien subrayó que esa posición de su grupo no significa una adhesión al Ejecutivo central. Además, resaltó que no desea que España sea intervenida como lo ha sido Grecia porque el precio político será superior para funcionarios y pensionistas, quienes, insistió, no son el problema, sino que lo es el propio presidente.

Por ello, afirmó que la etapa de Zapatero «ya no se aguanta más y está finiquitada», si bien le pidió que antes de convocar elecciones solucione la reforma laboral y la del sistema financiero.

Asimismo, destacó que ahora no es el momento de llamar a las urnas a la ciudadanía, «porque lo peor que puede pasar es quedarnos sin Gobierno», por lo que pidió que el líder socialista tome esta decisión una vez que se hayan aprobado los Presupuestos Generales del Estado de 2011. El diputado le urgió a que «asuma su responsabilidad, realice los deberes que le piden desde fuera, deshaga todo lo que ha hecho mal, que no es poco, y cuando apruebe los Presupuestos, váyase».

Duran admitió que su decisión puede que no sea entendida por sus electores y reconoció que tiene suficientes motivos para votar que no, porque ya en la anterior legislatura CiU le dijo al Gobierno que su modelo «crecía falsamente, sobre pies de barro y por encima de sus posibilidades». En este sentido, recordó que su formación propuso desde el comienzo de la crisis un pacto, lo que hubiera supuesto «que no estaríamos donde estamos y que las medidas las hubiéramos adoptado entre todos».

Por otra parte, Duran criticó el real decreto porque actúa para rebajar el déficit sobre los gastos y no sobre los ingresos, y recomendó que el Estado venda activos, porque no tiene sentido que, por ejemplo, tenga una participación en una empresa azucarera.

Asimismo, pidió una paga extraordinaria para los pensionistas.