La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, atiende a los medios de comunicación. / efe
Publicidad

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, aseguró que la economía española está en una fase “expansiva”, que la situación va a seguir en 2020 y que “el ciclo no se ha agotado”. No obstante, advirtió que ante el otoño que se prevé, “la complacencia está más contraindicada que en cualquier otro momento”.

En la clausura de ‘Global Tax Meeting Cádiz 2019’, organizado por la Confederación de Empresarios de la provincia de Cádiz, Calviño argumentó que “trimestre tras trimestre el PIB crece y seguimos en una fase expansiva que lleva ya más de cinco años”.

“Es muy importante señalarlo porque desde que soy ministra no he dejado de escuchar anuncios amenazadores, previsiones catastróficas y titulares desastrosos, y la verdad es que la realidad ha ido confirmando que España está en una fase de crecimiento y esta situación va a seguir en 2020”, aseveró.

No obstante, Calviño advirtió de que no puede haber complacencia, ya que “es evidente que estamos ante un otoño muy incierto y en general en un escenario internacional tremendamente inestable”.

“España tiene una economía muy abierta y no podrá aislarse de perturbaciones que están a nuestro alrededor”, señaló la ministra, que indicó que “por eso no es sorprendente que aumente la inquietud a medida que se acerca uno de los hitos más importante previsto para este otoño, como es el brexit, o a medida que empeoran las previsiones de crecimiento mundiales y surgen nuevos focos de tensión, como Oriente Medio, que se une a los que ya teníamos”.

Aún así, “esto no cambia la tendencia y de hecho el crecimiento económico de nuestro país está en lo previsto y en lo que veníamos anunciando hace meses”, dijo Calviño.

Asimismo, explicó que “el enfriamiento que se está viendo en 2019 está siendo más acusado de lo que algunos pensaban hace un año, con una desaceleración causada por un conjunto de factores que se retroalimentan, como las tensiones comerciales entre EEUU y China, cuya prolongación ya es la materialización de un riesgo, las introducciones en el comercio internacional afectando a cadenas de valor globales, las dificultades de grandes economías emergentes como Argentina o Turquía, la evolución de la economía alemana o el brexit”.

Situación complicada

En este sentido, señaló que “la economía europea es una de las más abiertas y una de las más afectadas por esta inestabilidad, pero en este contexto complejo España está capeando mejor que otros países esta situación más complicada en el ámbito internacional”.

Calviño explicó que “en este ciclo económico el crecimiento puede estar siendo más moderado que en otros periodos de la historia, pero también más sólido y equilibrado, porque estamos creciendo en un entorno de inflación baja, inferior a la de nuestros competidores, lo cual está permitiendo a las empresas españolas ir ganando en competitividad”.

“Cuando uno mira alrededor se da cuenta que España tiene una extraordinaria estabilidad política y un extraordinario tejido social, además de la seguridad física y jurídica, que también estamos en los ranking más elevados, y la solidaridad y flexibilidad de una sociedad que siempre ha abrazados los retos, que está dispuesta a asumir los cambios necesarios”, manifestó la ministra de Economía, que añadió que es algo que “hay que valorar muy notablemente porque se contrapone a la rigidez de otros países de nuestro entorno”. “Tenemos que ser capaces de afrontar los retos”.