Cae una banda serbia que pirateaba la luz para el cultivo de marihuana

La operación policial se salda con 25 personas detenidas y la incautación de 2.524 plantas

15

La Policía Nacional logró desbaratar el intento de un grupo de delincuentes serbios que pretendían asentarse en España, donde ya habían comenzado actividades de cultivo de droga en varios invernaderos que alimentaban pirateando el cable de electricidad pública. La operación ‘Novi Sad’ se desarrolló de forma simultánea en la República Checa y en España y se saldó con 25 detenidos (19 de ellos en España), la realización de 12 registros y la incautación de 2.524 plantas.

Contaban con dos plantaciones de marihuana en Sevilla (en los municipios de Los Palacios y Villafranca) y otras seis en Cataluña. La mayoría de detenidos —entre los que hay tres mujeres— son de nacionalidad serbia, concretamente de la ciudad de Novi Sad, que da nombre a la operación. También hay dos españoles que se dedicaban al mantenimiento de las plantaciones sevillanas. En la República Checa, donde el grupo también tenía ramificaciones, se detuvo a seis personas y se realizaron otros seis registros domiciliarios.

La investigación se inició después de que la autoridades serbias diesen el aviso a sus colegas españoles de que un ciudadano de su país, de 43 años de edad y su grupo se habían instalado en España. “Eran personas muy peligrosas, vinieron a esconderse y a buscar una actividad rentable, el éxito ha sido no dejarles”, resumió el comisario general de Policía de Judicial, Santiago Aparicio, durante una rueda de prensa en el complejo policial de Canillas para ofrecer detalles del operativo.

De lo que huían era de las diversas investigaciones que comenzaban a estrechar el cerco sobre esta organización tras tres asesinatos, dos de ellos cometidos en su país natal y otro en la República Checa. Al menos en uno de los casos, uno de los asesinados era un miembro del propio grupo ahora desarticulado que había decidido emprender su camino en solitario.

La investigación revela que fue asesinado por el riesgo a que se hiciese con parte del mercado del grupo. La principal preocupación de la Policía Nacional es que los detenidos pasasen del cultivo y venta de droga a otras actividades como extorsiones, secuestros, robos o asesinatos.

El responsable de esta operación, el Comisario Jefe de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), Héctor Moreno, ofreció detalles del perfil de los integrantes de esta organización. Alguno de ellos tenía experiencia militar y destacó el alto nivel de sofisticación de los materiales que usaban para el cultivo de droga así como su capacidad para pasar desapercibidos.

Según las pesquisas policiales, llegaron a España en abril del año pasado y estaban asentados en zonas poco concurridas de alto poder adquisitivo en las que tenían extensas plantaciones de marihuana con el objetivo de financiar otras actividades criminales. La droga que cultivaban se vendía luego en Europa principalmente porque los precios de mercado son más altos que en España.