La candidata del PP para presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, comparece ante los medios. / EFE
Publicidad

La Asamblea de Madrid celebrará los días 13 y 14 de agosto el pleno para investir como presidenta de la Comunidad de Madrid a la popular Isabel Díaz Ayuso, que se ha desmarcado de sus antecesoras Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre tras la petición de imputación hecha por la Fiscalía Anticorrupción.

La ronda de consultas entre el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, y los grupos parlamentarios finalizó ayer con la constatación de que la candidata del PP ha reunido los apoyos suficientes para ser investida presidenta, gracias a su acuerdo con Cs, que formará parte del gobierno, y al “sí” de Vox, que permanecerá en la oposición.

Por su parte, los portavoces de PSOE-M (Ángel Gabilondo), Más Madrid (Íñigo Errejón) y Unidas Podemos (Isa Serra) expresaron su rechazo a esta candidatura.

El pasado viernes, Anticorrupción pidió que el juez del caso Púnica imputase a las expresidentas madrileñas del PP Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre por corrupción en la financiación irregular en el PP de Madrid.

Proyecto renovado

Ayuso se desmarcó ayer de sus antecesoras en rueda de prensa tras reunirse con Trinidad: “Soy otra persona, tengo otro perfil, otra etapa, otros proyectos”, dijo.

La previsiblemente futura presidenta de la Comunidad de Madrid comentó que ahora tiene “la obligación y el deber de mirar para delante para renovar este proyecto (del PP) y encauzar una nueva etapa”.

“No reniego de nadie pero no tengo que reivindicar nada, no tengo mandato ni obligación”, declaró Ayuso, que hace unos meses en una entrevista en Antena 3 dijo que le gustaría tener “cerca” a Aguirre y Cifuentes y “contar con ellas” porque “son un valor.

Su socio de Gobierno, el naranja, Ignacio Aguado, avisó a la candidata y al PP de que pueden ser “leales” al Gobierno de coalición, pero no serán “cómplices” si hay corrupción.

“Con los casos de corrupción o posible corrupción del PP, honestamente, no creo que haya mejor garantía de que la corrupción no se produzca en la Comunidad de Madrid que entre Cs a cogobernarla”, sostuvo.

Aguado afirmó que es “consecuente” y que no se arrepiente de haber apoyado la pasada legislatura a Cifuentes, ni de haber pedido su dimisión cuando saltó el escándalo del supuesto máster fraudulento de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Por su parte, el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, acusó a Ciudadanos de haber “bloqueado” un Gobierno alternativo al modelo del PP en la Comunidad de Madrid, como habían ofrecido tanto los socialistas como Más Madrid y Unidas Podemos.

“Nuestra oposición para no apoyar a la señora Isabel Díaz Ayuso (PP) no es mero partidismo, sino porque honestamente creemos que Madrid necesita una alternativa a ese modelo”, dijo.

En una reunión celebrada ayer, la Mesa de la Asamblea de Madrid denegó el voto telemático al diputado del PP Diego San Juan Benito, que lo había solicitado de forma preventiva para el pleno por estar de luna de miel.

Su voto no es determinante para investir a Ayuso, ya que el PP (30), Ciudadanos (26) y Vox (12) suman 68 diputados —67 sin San Juan Benito— y tienen mayoría absoluta, con cuatro escaños de diferencia respecto al bloque formado por PSOE-M, Más Madrid y Podemos.

Calendario

El nuevo Reglamento de la Asamblea establece que la Mesa, “atendidas las especiales circunstancias concurrentes”, puede autorizar el ejercicio del voto telemático “en los casos de embarazo, maternidad, paternidad o enfermedad grave, debidamente acreditada”.

Por ello, la Mesa sí ha concedido el voto telemático a la diputada de Más Madrid Tania Sánchez, quien había pedido esta prerrogativa al encontrarse en las últimas semanas del embarazo de su primer hijo.

El pleno de investidura comenzará el próximo 13 de agosto, a las 12.00 horas y Ayuso expondrá sin límite de tiempo su programa político, tras lo que Trinidad suspenderá la sesión.

El miércoles, a las 10.00 horas, se reanudará el pleno y podrá intervenir un representante de cada grupo parlamentario en orden de menor a mayor representación durante un máximo de 30 minutos.

Ayuso podrá contestarles individualmente o de forma conjunta y sin limitación de tiempo, mientras que los representantes de los grupos parlamentarios tendrán derecho a una réplica de quince minutos cada uno.

A continuación, la intervención de la candidata, nuevamente sin límite de tiempo, cerrará el debate, con lo que presidente de la Asamblea suspenderá la sesión y anunciará la hora de la votación de investidura.