Artur Mas se propone “dotar a Cataluña de estructuras de Estado”

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, asegura que el camino de Cataluña hacia su libertad ya ha empezado y ha indicado que ahora el reto que tiene entre las manos el Gobierno catalán es "dotar de estructuras de Estado" a este territorio para que sea un país independiente dentro de la Unión Europea.

0

“Estamos en un camino inequívoco”, ha dicho Mas, que ha lanzado un mensaje al resto de España: si Cataluña logra el pacto fiscal, puede ser que igualmente, su proceso hacia la independencia continúe porque la ciudadanía no vea satisfechas sus reivindicaciones.

“La independencia cada vez es más transversal en la sociedad catalana”, ha dicho Mas en una comparecencia institucional desde el Palau de la Generalitat, un día después de la gran manifestación independentista que colapsó el centro de Barcelona, y que aglutinó a más de 1,5 millones de catalanes según la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra.

Cataluña no sólo ha lanzado con la manifestación de este martes un mensaje a toda España, sino que también lo ha hecho “a Europa y el mundo”.

“Hemos ofrecido la imagen de la mejor Cataluña, un mensaje potente, muy potente: el anhelo de libertad y de querer ser un pueblo normal entre los países y las naciones”, ha agregado.

“Cataluña es una nación que quiere seguir siendo por sí sola y para progresar pide simplemente tener estructuras de Estado” y éste será una de las prioridades del Govern que lidera, lo que quiere conseguir progresivamente, aunque por ahora no se han concretado plazos.

Ha celebrado el civismo y la ausencia de disturbios en la marcha, lo que contribuye decisivamente a dar legitimidad al camino de Cataluña hacia la libertad.

Mas ha indicado que ha hecho suyo el clamor de los manifestantes y que hay que dar toda la trascendencia a la marcha, pero que es necesario “sacar dramatismo”.

Según Mas, habrá reacciones de todo tipo, pero hay que evitar actitudes “airadas e histéricas” por parte del resto de España, porque las demandas catalanas deben normalizarse y abordarse desde la tranquilidad.

Lo que ha quedado claro, según Mas, es que Cataluña está inmersa ya en una nueva etapa, donde sus energías ya no se destinan a “ayudar al conjunto del Estado” y a que toda España se modernice y se europeíce.

“Hemos ayudado a que el resto de España sea un país mejor” y a cambio, Cataluña esperaba que el Estado tendría hacia ella y hacia sus aspiraciones una actitud de amabilidad y respeto, lo que a su juicio no ha sido así.

“Ahora ha habido en poco tiempo un cambio de rumbo: si España hizo su transición hacia la democracia y hacia Europa, ahora nos toca a nosotros hacer nuestra transición”, ha agregado.

De este modo, Cataluña pone fin a 30 años de historia, en los que “ha destinado sus principales energías” a modernizar España, y ahora debe ponerlas en lo que él ha denominado ‘proceso catalán’.

Pese a todos los “obstáculos” que tendrá este camino, Mas ha dicho que es posible alcanzar un desenlace, recurriendo a una de las expresiones que más utilizó en su campaña electoral: el ‘viaje a Ítaca’.

“Nunca como ahora Cataluña había estado tan cerca de sus anhelos, aspiraciones y objetivos de plenitud nacional. Desde este martes, estamos aún más cerca y, aunque nada será fácil, todo es posible”, ha concluido.