Publicidad

El presidente de Vox, Santiago Abascal, se mostró seguro ayer de que el nuevo gobierno del PSOE y Unidas Podemos “intentará subvertir el orden constitucional”.

En una entrevista con Libertad Digital, Abascal afirma que su objetivo es ganar las elecciones, lo que intentarán en próximas convocatorias electorales y no en hacer el sorpasso al PP.

Tras insistir en que no darán ningún paso para favorecer un gobierno del PSOE, dice que, para combatir al próximo Ejecutivo, impugnarán las políticas “liberticidas y totalitarias”, ya que tienen capacidad para recurrir ante el Tribunal Constitucional, al contar con más de 50 diputados.

En su opinión, si se pone en marcha un gobierno del “Frente Popular con el apoyo separatista”, habrá un intento de subvertir el orden constitucional y serán “ellos” quienes digan a Vox “cuáles son las leyes” que tendrán que recurrir.

Abascal no descarta que intenten crear un “caldo de cultivo” para que haya debate social sobre la ilegalización de su partido, lo que considera un “absoluto ridículo” porque Vox “defiende el orden constitucional”, el sistema democrático y la separación de poderes.

Única alternativa

Por su parte, la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, aseguró que la única alternativa de gobierno en España es la que ha propuesto Pedro Sánchez, frente a la del líder del Partido Popular, Pablo Casado, del que dijo que la noche de las elecciones entró “en estado de pánico”.

En declaraciones a los periodistas en Sevilla sobre el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno de coalición, Díaz afirmó que este pacto “es la única alternativa de gobierno que tiene este país, un gobierno progresista de izquierdas, que abra una puerta de esperanza a la gente”, después de que el 10 de noviembre “algunos dijeron con claridad que preferían el bloqueo y dar la espalda al ciudadano”.

Sostuvo que, tras las elecciones, “Casado entró en estado de pánico con Abascal, por eso plantea que no se va a abstener; lo que queda de Cs ha decidido no volver a la moderación y la única alternativa posible para que no dependa de la ultraderecha es el gobierno de Pedro Sánchez”.

Asimismo, vaticinó que un gobierno progresista en España “va a ser una buena noticia para Europa” ante “la situación de ralentización de la economía”.

Sobre la negociación de Sánchez con los partidos independentistas catalanes para que le apoyen la investidura, explicó que su posición “es clara y no ha cambiado jamás: queremos que todo el diálogo que se produzca sea en el marco de la Constitución, del Estado de derecho”.

Finalmente, el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, aseguró que su partido aspira a que “la derecha pueda participar en la operación de desbloqueo”, ya que “todos ellos en campaña se comprometieron a no bloquear”.

“Es la primera vez que hacemos una consulta a nivel nacional de carácter vinculante, es la primera vez que aplicamos los estatutos que establecen estas consultas”, aseguró al respecto.

Preguntado por las negociaciones para la formación de Gobierno, Ábalos apuntó que, además del pacto alcanzado con la formación de Iglesias: “No aspiramos más que a otros acuerdos con las fuerzas no tanto dispuestas a ayudar, como a desbloquear la situación”.