El ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. / EFE
Publicidad

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, tildó de “antipatrióticos” a quienes niegan la legitimidad del futuro Gobierno de coalición que han acordado PSOE y Podemos incluso antes de que se haya formado.

En su discurso ante el IX Foro Empresarial España-Estados Unidos, Ábalos subrayó que España ha entrado en un nuevo tiempo en el que la pluralidad políticas es “un hecho” y “una realidad que hay que gestionar y el Gobierno está decidido a hacerlo con “templanza, ambición y ánimo de consenso”. Y reclamó esa misma responsabilidad a todas las fuerzas políticas.

“En la nueva política que afronta España todos los partidos debemos entender que la mejor forma de servir a nuestro país y afianzar los vínculos comerciales de sus empresas es apostar por la estabilidad”, aseguró Ábalos.

En este sentido, añadió que la estabilidad de la democracia y su reforzamiento y mejora son incompatibles con la deslegitimación del rival político e insistió en que para que España sea un país “cada vez más atractivo para las inversiones” hay que entender que la gobernabilidad es “una premisa de la estabilidad”.

Reproches velados

Por eso, consideró que con la actual coyuntura económica y tras una repetición electoral “negar la legitimidad democrática al nuevo Gobierno antes de que nazca incluso solo puede considerarse como una acción antipatriótica y antidemocrática”.

Sin dirigir su reproche de forma explícita a ningún otro partido el titular de Fomento en funciones recalcó que “no se puede confundir el imprescindible derecho a ejercer la oposición y el control al Gobierno con la descalificación permanente al adversario y las continuas apelaciones a la antipolítica”.

Sí hubo, en cualquier caso, un reproche a la derecha cuando Ábalos criticó a quienes insisten en “maniobras de desgaste” mientras “se normalizan relaciones con formaciones que basan su crecimiento en ensoñaciones autoárquicas y en una enmienda a la totalidad de nuestra Constitución”, algo que “sólo puede resultar contraproducente para la imagen de España”.

Ante este foro económico, José Luis Ábalos consideró que el tacticismo político “tiene un coste para la proyección exterior de nuestras empresas que no merecen soportar”.

Por eso, tras apuntar que las empresas españolas son las “mejores embajadoras” de España señaló que las administraciones y los partidos deben ser “de utilidad” ayudando a su expansión exterior y para que la “marca España sea un activo competitivo en la economía global”.