Un trágico inicio del Gobierno

El tiroteo también alcanzó a una mujer embarazada, a la que le rebotó una bala. El responsable del ataque intentó suicidarse antes de ser reducido por las Fuerzas de Seguridad.

0

El nuevo Gobierno de Italia tomó posesión ayer en una ceremonia en el Palacio Presidencial que puso fin a más de dos meses de parálisis, pero se vio ensombrecida por un tiroteo frente al Palazzo Chigi, sede del Ejecutivo.

Dos policías resultaron heridos cuando Luigi Preiti, un hombre indignado con la clase política, disparó seis veces mientras los ministros juraban sus respectivos cargos.

El sospechoso, identificado como un calabrés de 49 años sin antecedentes penales, fue detenido de inmediato y resultó herido en la cabeza en el forcejeo. Además, sufrió lesiones una mujer embarazada que pasaba por el lugar y que fue alcanzada por una bala que rebotó.

El suceso causó pánico en el centro de Roma e hizo que la Policía evacuara los alrededores del Palacio del Quirinal, donde el Gabinete juraba en presencia del presidente del país, Giorgio Napolitano.

Los agentes describieron el incidente como un acto desesperado de un hombre desempleado que acababa de separarse de su mujer y apuntaron que el detenido trató de matar a los agentes. Uno de ellos se encuentra herido en la columna, según los medios transalpinos.

Poco después, los ministros celebraron su primera reunión de Gobierno. El Ejecutivo, integrado por una gran coalición entre la centro-izquierda, la centro-derecha y los centristas del saliente premier Mario Monti, tendrá que recibir hoy el apoyo tanto del Parlamento como del Senado.

La votación pondrá punto final a la parálisis que vive la tercera economía de la eurozona desde las elecciones de finales de febrero, en las que ningún partido logró una mayoría propia para gobernar.

El primer ministro, Enrico Letta, del centro-izquierdista Partido Democrático (PD), subrayó la «gran presencia» de mujeres.

La edad media de los 21 nuevos dirigentes es de 53 años, muy por debajo de los recientes Gabinetes italianos. Siete son mujeres, entre ellas la primera ministra de un Ejecutivo transalpino nacida en África, Cécile Kyenge, que será la titular de Integración. Anna Maria Cancellieri fue elegida responsable de Justicia. Otros nombramientos destacados son los de la excomisaria de la UE Emma Bonino al frente de Exteriores y de Fabrizio Saccomanni como jefe de Economía, quien prometió durante su investidura recortar gastos e impuestos e introducir medidas para que Italia salga de la recesión.

La nueva administración está apoyada por el PD de Letta y el conservador Pueblo de la Libertad (PdL) de Silvio Berlusconi, así como los centristas de Monti.

Berlusconi no obtiene ningún puesto en el Gabinete, pero su influencia está garantizada por la presencia del secretario general de su partido, Angelino Alfano, como titular del Interior y viceprimer ministro. Éste aseguró, con respecto del tiroteo, que las investigaciones iniciales apuntan a que el sospechoso actuó solo e intentó suicidarse, pero el cargador de su pistola semiautomática estaba ya vacío.