Ultraderecha e independientes firman tablas en las elecciones austriacas

El recuento de votos apunta a un empate técnico en la segunda vuelta de las presidenciales

1

La proyección oficial de los resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales austriacas arroja un resultado de empate absoluto entre el candidato de la ultraderecha, Norbert Hofer, y el candidato ecologista independiente, Alexander Van der Bellen, por lo que habrá que esperar a lo largo del día de hoy, cuando concluya el recuento definitivo, para conocer al ganador.

Según la proyección elaborada por la empresa SORA para la televisión pública austriaca, ORF, depara este empate absoluto con el 99,8 por cientos de los votos seleccionados para la proyección ya contabilizados. El propio estudio reconoce un margen de error de más menos dos puntos porcentuales.

Los primeros datos de la proyección, publicados al cierre de urnas, a las 17.00 horas del día de ayer, daban a Hofer como ganador por un estrecho margen. Luego Van der Bellen se situó en primer lugar, Hofer se situó después por delante y por último ambos han quedado empatados.

En la proyección se contabilizan casi 900.000 votos, por lo que es una muestra los suficientemente amplia para conocer al ganador si no hay un resultado ajustado.

Sí se conocen resultados en algunas regiones como Graz, el Tirol, o Vorarlberg, donde Van der Bellen se impuso, mientras que Hofer ha ganado en otras circunscripciones como Burgenland, Carintia, Estiria, la Alta y la Baja Austria o Salzburgo. La capital, Viena, cae claramente del lado de Van der Bellen, con un 63 por ciento de votos, lo que evidencia aún más la diferente orientación de la Austria rural y la urbana. En cuanto a la participación, la proyección de SORA la sitúa en el 72 por ciento.

Tanto Van der Bellen como Hofer han expresado su optimismo durante la jornada electoral, aunque con “cautela”, en palabras del ecologista. Hofer también ha reconocido que no había dormido “tan bien como siempre”.

“El resultado es una victoria para la democracia y la credibilidad”, afirmó el secretario general del FPO, Herbert Kickl, en declaraciones a la agencia de noticias APA en las que ha denunciado la “campaña del miedo” de Van der Bellen.

El director de campaña de Van der Bellen, Lothar Lockl, reconoció tras conocer las primeras proyecciones que “está muy ajustado”. “Tenemos opciones. Creemos que podemos lograrlo”, afirmó al tiempo que hablaba de “foto finish”. “El partido se va a la prórroga”, añadió.

Hofer abanderó una campaña marcada por el rechazo a la inmigración en un país que acogió el año pasado a 90.000 refugiados después de que la vecina Alemania abriera sus fronteras a los desplazados por la guerra en Siria, algo que provocó un enorme rechazo en parte de la población austriaca.

Los posteriores esfuerzos del actual Gobierno para restringir el flujo migratorio no han hecho sino incrementar el descontento de la extrema derecha, de por sí frustrada con el actual ciclo político bipartidista.

A pesar de que el presidente ostenta un cargo principalmente ceremonial, no carece por completo de importancia, dado que es el responsable de tomar juramento al canciller y es capaz de disolver el Ejecutivo. Además, es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

De momento, una encuesta de Gallup para el diario ‘Oesterreich’ pone a Hofer en cabeza con seis puntos de distancia en intención provisional. Sin embargo, cuando se preguntó por certeza de voto, los resultados del sondeo arrojaron un empate virtual.