El primer ministro de Finlandia, Juha Sipilä (d), y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa.
El primer ministro de Finlandia, Juha Sipilä (d), y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa. / EFE
Publicidad

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, acusó al presidente estadounidense, Donald Trump, de querer alentar una guerra comercial y le instó a retomar las negociaciones con la UE para sellar un acuerdo de libre comercio que arrancaron con la anterior Administración de Barack Obama y quedaron paralizadas con la llegada del nuevo inquilino en la Casa Blanca.
“En lugar de arriesgarse a una guerra comercial, que parece muy ansioso por desatar, deberíamos aspirar a una mayor cooperación”, defendió Tusk desde Finlandia.

Tusk instó a Trump a retomar las negociaciones del acuerdo de libre comercio entre la UE y EEUU tras asegurar que “entiende” al mandatario estadounidense cuando “dice que está descontento por que haya muchas barreras y aranceles entre la UE y EEUU”.

“Nosotros tampoco estamos contentos. Por eso, hace unos años comenzamos las negociaciones comerciales con Estados Unidos. Deberíamos volver a estas discusiones”, reclamó el dirigente polaco.

“Impulsemos el comercio, no la guerra Señor Presidente”, le espetó al mandatario estadounidense. Tusk dejó claro que la propuesta de EEUU de imponer un arancel del 25% al acero europeo y del 10% al aluminio “es una mala señal para las relaciones trasatlánticas” y le recordó que se comprometió a excluir a “los amigos verdaderos” de la medida.

“Me gustaría subrayar que el mundo libre ha sobrevivido las décadas más difíciles gracias al hecho de que europeos y americanos han sido verdaderos amigos”, subrayó, en alusión a las dos Guerras Mundiales, al tiempo que ha instado a “valorar, no desafiar, esta amistad”.

El presidente del Consejo Europeo también insistió en la necesidad de que haya “unidad trasatlántica” para responder al “brutal” ataque con un agente nervioso “inspirado muy probablemente por Moscú” contra el exdoble agente ruso, Sergei Skripal y su hija Yulia en la localidad británica de Salisbury.

“En un momento en el que alguien de fuera difunde noticias falsas, interfiere en nuestras elecciones y ataca a personas en nuestro territorio con la utilización de un agente nervioso, la respuesta no puede ser una pelea trasatlántica, sino la unidad trasatlántica”, subrayó desde Finlandia.