Turquía afirma haber tomado la primera ciudad en la frontera siria

Militares turcos y milicianos sirios aliados de Ankara entran en la ciudad de Ras al Ain • En la ciudad turca de Suruç temen que la ofensiva dé al traste con la lucha kurda contra Daesh

18
Temporeros del algodón trabajan mientras pasa un convoy militar turco.
Publicidad

El Ejército turco continuó ayer, y por cuarto día, su ofensiva contra las milicias kurdas en el noreste Siria y proclamó su primera victoria importante al tomar supuestamente la ciudad fronteriza de Ras al Ain.

La televisión turca difundía imágenes proporcionadas por las Fuerzas Armadas que muestran a militares y combatientes sirios aliados con Ankara en el interior de la ciudad, y apoderándose de un tanque de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las milicias kurdas que Turquía quiere expulsar del norte de Siria.

Sin embargo, durante todo el día hubo bombardeos e incluso tiroteos desde Ceylanpinar, la ciudad turca situada a pocos cientos de metros de Ras al Ain, lo que parece indicar que los combates continuaban en la tarde del sábado en la zona.

Convoyes de tanques se dirigieron a la frontera para reforzar la ofensiva, mientras que del otro lado volvieron algunas camionetas con combatientes heridos del llamado “Ejército Nacional Sirio” (ENS), el nombre bajo el que combaten las milicias sirias aliadas con Ankara.

El Ejército turco aseguró, además, haber avanzado hasta la carretera M4 que recorre el norte de Siria de este a oeste a una veintena de kilómetros de la frontera.

Eso permite cortar los suministros que puedan enviarse desde la ‘capital’ de Rojava (Kurdistán sirio), Qamishli, a Manbech, la cabeza de puente que las YPG han establecido al oeste del Éufrates.

En medio queda la ciudad kurda de Kobani, famosa por haber resistido durante meses en 2014 al asedio del Estado Islámico (EI), y donde ayer también se escucharon densos bombardeos de la artillería turca.

Sin embargo, aquí no ha habido una invasión terrestre, aseguran vecinos de Suruç, una ciudad en el lado turco, a unos diez kilómetros de la frontera.

Resistir

Si Ras al Ain y sobre todo Tal Abiad, donde se concentra la ofensiva turca en estos momentos, tienen una importante población árabe no siempre favorable a la presencia del YPG, Kobani es una ciudad kurda que intentará resistir.

“Los civiles ahora están huyendo todos de Kobani, se van a los pueblos pequeños. En la ciudad solo quedan las milicias YPG para hacer frente a los militares turcos. Combatirán”, aseguró ayer un electricista de Suruç.

La frontera de Kobani amaneció ayer en total calma, sin columnas de humo ni sonidos de impacto, y desde el lado turco se podían observar personas por las calles de la ciudad kurdosiria, mientras que en el lado turco no hay posiciones militares visibles.

Pero aparte del posible fuego cruzado, los vecinos de Suruç temen que la ofensiva dé al traste con la lucha del YPG contra las milicias del EI e incluso permita que los miles de yihadistas presos en la zona escapen y entren en Turquía o incluso se trasladen a otros países europeos.