Trump le dice a Irán que nunca vuelva a amenazar a EEUU

El presidente estadounidense añade que si Teherán quiere pelear será su “fin oficial”

37
Imagen tomada desde el portaaviones Abraham Lincoln de la armada de EEUU situada en el Mar Arábigo.
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió ayer a Irán que “nunca” vuelva a amenazar a su país e indicó que si Teherán quiere pelear será su “fin oficial”.

“Si Irán quiere pelear, ese será el fin oficial de Irán. ¡Nunca amenaces a Estados Unidos de nuevo!”, publicó el gobernante en su cuenta de Twitter, en medio de la creciente tensión entre los dos países.

Posteriormente, en una entrevista con la cadena Fox News, el gobernante admitió que no quiere pelear, pero avisó que no permitirá que Irán “tenga armas nucleares”.

“No quiero pelear, pero tienes situaciones como Irán, no puedes dejar que tengan armas nucleares, simplemente no puedes dejar que eso suceda”, sentenció el gobernante norteamericano, que no ocultó su rechazo a una guerra al advertir que “perjudica a las economías” y “mata a las personas”.

El presidente defendió igualmente su decisión de retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán de 2015, que acompañó con la reanudación de las sanciones levantadas bajo el pacto, pero admitió que “no tenía idea de que iba a ser tan fuerte como lo fue”.

temer una guerra

Trump se pronunció horas después de que el comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, Hosein Salamí, afirmara este domingo que Irán no teme una guerra, pero Estados Unidos sí.

“Nosotros no buscamos la guerra, pero tampoco la tememos. Esta es la diferencia con ellos (los estadounidenses), que tienen miedo de la guerra y no tienen voluntad para ella”, subrayó en un discurso durante una ceremonia militar difundida por la televisión estatal.

Salamí advirtió de que Oriente Medio puede convertirse en “un polvorín” para Washington.

Estados Unidos decidió desplegar en el golfo Pérsico el buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot, el portaaviones USS Abraham Lincoln y bombarderos, tras denunciar que había detectado “indicios” de planes ofensivos iraníes contra sus fuerzas en Oriente Medio.

Sin embargo, por el momento, ni la cartera de Defensa ni el Departamento de Estado divulgaron pruebas ni informaron a los medios de comunicación, lo que generó escepticismo tanto entre la oposición como entre algunos de sus principales aliados