Tres heridos por varios disparos durante el juramento del Gobierno de Letta en Roma

El responsable ha confesado ante la Policía que abrió fuego frente a la residencia del primer ministro italiano, hiriendo en el acto a dos policías y a una transeúnte, porque "quería matar a los políticos"

Al menos tres personas, dos de ellas policías, han resultado heridas hoy por varios disparos frente a la que es la sede del primer ministro italiano, a menos de un kilómetro de la toma de juramento del nuevo Gobierno del primer ministro, Enrico Letta, que estaba transcurriendo en ese mismo momento en el Palacio del Quirinal, sde de la Presidencia.

Uno de los policías ha recibido un disparo que le ha rozado el cuello. El segundo ‘carabinieri’ tiene un balazo en la pierna. Las últimas informaciones apuntan que ninguno de los dos agentes corre peligro de muerte.

La tercera herida, según el mismo medio, se trata de una mujer embarazada alcanzada por la metralla, y cuya vida tampoco corre peligro, según confirmaron fuentes de Emergencias al diario transalpino.

La fiscal de Roma, Antonella Nespola, ya ha pedido al juez correspondiente que valide la detención del individuo, que será interrogado entre hoy y mañana. El sospechoso será acusado de intento de asesinato y posesión de armas, y no se descarta que se le someta a un examen psiquiátrico para confirmar su estado mental.

El nuevo ministro del Interior, Angelino Alfano, ha sido informado del incidente nada más jurar su cargo con el resto de ministros en el Salón de Fiesta del Palacio del Quirinal, a menos de un kilómetro del Palazzo Chigi, que es la residencia del primer ministro, ocupada hasta hoy por Mario Monti.

El responsable, Luigi Preiti, ha confesado ante la Policía que abrió fuego frente a la residencia del primer ministro italiano, hiriendo en el acto a dos policías y a una transeúnte, porque “quería matar a los políticos”.

“Lo ha confesado todo. No parece una persona desequilibrada. Es un hombre lleno de problemas que estaba desesperado”, declaró el fiscal Pierfilippo Laviani tras su primera sesión de interrogatorios con Preiti, que está divorciado y sin empleo. “En general quería disparar contra los políticos, pero como no podía llegar hasta ellos disparó contra la Policía”, añadió.

Por otro lado, su hermano Arcangelo también ha desmentido tajantemente que Preiti padeciera problemas mentales, como apuntaban las primeras informaciones.

“No sé que ha sucedido. Pedimos perdón a la gente y a la familia de los ‘carabinieri’, declaró. “Mis padres, cuando les llamé, dijeron que no sabían nada, se sorprendieron y no saben cómo explicar tal cosa”, añadió el hermano del autor de los disparos.