Sondland destaca que hubo intercambio de favores con Ucrania

Las declaraciones del embajador ante la UE toman por sopresa a la bancada republicana ya que esperaban que su testimonio protegería los intereses del presidente Trump

7
El embajador de EEUU ante la UE durante su declaración en el juicio político contra Donald Trump.
Publicidad

El embajador de EEUU ante de la Unión Europea, Gordon Sondland, aseguró ayer que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó a través de su abogado personal, Rudy Giuliani, el “quid pro quo” a Ucrania, al condicionar la ayuda militar al país a una investigación sobre la familia del ex vicepresidente y posible rival electoral Joe Biden.

“El señor Giuliani estaba expresando los deseos del presidente de EEUU, y sabíamos que estas investigaciones (sobre Biden) eran importantes para el presidente”, apuntó Sondland en la comparecencia en el Congreso dentro de la investigación que lideran los demócratas para abrir un juicio político a Trump por presiones a Ucrania.

Sondland reconoció además la existencia del “canal paralelo” que redefinió este año la política de Washington hacia Ucrania, formado por él, el secretario de Energía, Rick Perry, y el enviado especial para Ucrania, Kurt Volker, un eje conocido como “los tres amigos” que, siguiendo órdenes de Trump, coordinaba la política hacia Kiev con Giuliani.

“El secretario Perry, el embajador Volker y yo trabajamos con el señor Rudy Giuliani en asuntos de Ucrania bajo la dirección expresa del presidente de Estados Unidos”, señaló.

En su declaración, Sondland confirmó la existencia de “quid pro quo”, una expresión latina que significa dar algo a cambio de otra cosa y que está en el centro de las pesquisas.

“¿Hubo “quid pro quo? (…) Con respecto a la llamada solicitada de la Casa Blanca y la reunión de la Casa Blanca, la respuesta es sí”, dijo el diplomático en su testimonio de apertura.

Por sorpresa

Estas afirmaciones tomaron por sorpresa a la bancada republicana, dado que esperaban que el testimonio de Sondland protegiera los intereses de Trump.

La expectación por el testimonio de Sondland había aumentado en las últimas semanas porque, tras negar cualquier negligencia en su comparecencia inicial a puerta cerrada, dijo a los investigadores que el resto de testimonios le habían “refrescado la memoria” y reconoció que él mismo comunicó en septiembre a Kiev que no les entregarían la ayuda hasta que ellos investigaran a los demócratas.

Las audiencias vuelven a ser retransmitidas íntegramente por televisión ante la expectación generada entre la opinión pública y dentro de la marcada polarización política en el país.

Las pesquisas de la Cámara Baja buscan determinar si Trump bloqueó de manera intencionadamente la entrega de ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania para obtener una investigación de Kiev sobre Biden y los negocios de su hijo Hunter en ese país.