‘Sandy’ barre la Costa Este

Al menos 38 personas fallecen en EEUU por los fuertes vientos, que se desplazan a menor velocidad a Canadá.

0

Más de una treintena de fallecidos, inundaciones, cortes de electricidad, vuelos cancelados, incendios… son algunos de los estragos que causó ayer el huracán Sandy a su paso por el este de Estados Unidos. Nueva York, estado declarado zona de desastre junto a Nueva Jersey por el presidente, Barack Obama, son las zonas más afectadas por el ciclón, que poco después de tocar tierra se convirtió en tormenta tropical y que, al cierre de esta edición, había dejado un balance de 38 muertos, aunque se prevé que la cifra pueda aumentar.

El inquilino de la Casa Blanca se mantuvo desde el pasado lunes organizando el operativo de prevención de un fenómeno meteorológico que ya se había cobrado la vida de 67 personas a su paso por el Caribe -11 en Cuba y más de 50 en Haití-. Con su proclamación, permitirá que sendas regiones puedan usar fondos federales para reparar los daños sufridos.

En Nueva York, el más afectado, hay 20 muertos, según confirmó su gobernador, Andrew Cuomo, que añadió que, seguramente «esa cifra va a ser mayor».

Concretamente, la ciudad de Nueva York ha sido una de las más castigadas por la tormenta. Su alcalde, Michael Bloomberg, reveló que al menos 10 personas fallecieron en la metrópoli. La mayoría de ellas perdieron la vida después de haber sido alcanzadas por árboles caídos o porque se electrocutaron con cables derribados por el viento.

Según explicó el primer edil, el servicio de metro no se restablecerá hasta dentro de cuatro o cinco días, mientras que el de autobuses urbanos se espera que quede restaurado hoy.

En el suburbano, Sandy inundó túneles, garajes y estaciones ferroviarias. «El sistema de metro de la ciudad tiene 108 años, pero nunca se había enfrentado a un desastre tan devastador como el que hemos experimentado esta noche», explicó.

En cuanto a los cortes de electricidad, Bloomberg indicó que en algunos puntos de la localidad podría tardarse hasta tres días, «o incluso algo más», en restablecerse el servicio. De hecho, unos 200 pacientes del Hospital de Langone tuvieron que ser evacuados después de que el centro sanitario se quedara sin suministro.

Además, también se registraron 23 incendios graves, en uno de los cuales, en Breezy Point, un barrio de Queens, ardieron más de 80 viviendas.

Los vientos huracanados obligaron a cerrar los tres aeropuertos neoyorquinos: el John Fitzgerald Kennedy (JFK), el Newark Liberty y La Guardia. No obstante, Cuomo anunció que el JFK podría reabrir hoy mismo, día en el que también se reanudarán las operaciones físicas en Wall Street, tras permanecer clausurado dos días.

Al igual que en Nueva York, la zona de desastre también está en vigor en varios condados de Nueva Jersey, donde se registraron al menos tres víctimas mortales. Su gobernador, Chris Christie, aseguró que Sandy afectó a 2,4 millones de hogares, lo que representa el doble de los perjudicados por el paso del huracán Irene en 2011. Asimismo, explicó que el ciclón dejó sin electricidad a 191 centros sanitarios y hubo 174 cierres parciales de autopistas estatales, en su mayoría por árboles caídos sobre la calzada.

En Pensilvania se registraron varios muertos. En Maryland, en Connecticut y en Virginia Occidental hay contabilizados al menos dos fallecidos en cada uno de los estados. Además, perdió la vida uno de los tripulantes de la réplica del barco británico HMS Bounty, tras naufragar en Carolina del Norte.

Canadá también se vio afectada por el huracán. En Ontario, al menos 145.000 personas se quedaron sin luz y ocasionó daños tras el derribo de árboles y cables de energía.