Regresa la tensión con renovados enfrentamientos en la universidad

La policía advierte a los manifestantes que están cerca del terrorismo y que han construido una fábrica de armamento • Las clases de primaria y secundaria quedan canceladas

20
Un herido en las protestas recibe primeros auxilios en la universidad.
Publicidad

El plan de las autoridades hongkonesas para reabrir el túnel más importante de la ciudad, cercano a la zona universitaria, derivó ayer en nuevos y graves enfrentamientos entre policías y manifestantes, que respondieron al gas lacrimógeno de los antidisturbios lanzando ladrillos, cócteles molotov y otros objetos.

Un agente recibió el impacto de una flecha en la parte inferior de su pierna tras estallar una batalla campal entre los manifestantes y la Policía frente al campus de la Universidad Politécnica. El policía fue trasladado a un hospital cercano.

Por otra parte, el túnel Cross-Harbor, que une Kowloon con la isla de Hong Kong y cercano a esta universidad, quedó nuevamente bloqueado y las casetas de peaje dañadas por los manifestantes aún no se han reparado.

Separados por cientos de ladrillos, los dos bandos protagonizaron más enfrentamientos entrada la noche, y pudo verse un gran fuego cerca de la entrada del túnel.

Desde primera hora de la mañana, la Policía empleó el gas para dispersar en las zonas aledañas de Tsim Sha Tsui y Hung Hom en Kowloon a docenas de manifestantes, poco después de que se encarasen contra una serie de ciudadanos de edad avanzada que intentaban despejar las carreteras.

Barricadas

Las barricadas provocaron un caos de tráfico generalizado en el centro financiero en los últimos días, por lo que grupos de voluntarios acudieron el sábado y el domingo a las cercanías del campus con el objetivo de limpiar las calles de ladrillos y otros objetos. Sin embargo, muchas de sus operaciones fueron finalmente canceladas.

Entretanto, dos camionetas blindadas de la Policía hicieron ayer presencia fuera de la universidad pero no avanzaron hasta el interior, donde están atrincherados los manifestantes.

Las fuerzas de la ley utilizaron gas lacrimógeno y cañones de agua desde los que dispararon tinta azul con el objetivo de identificar con más facilidad a los activistas.

La Policía aseguró el jueves que los manifestantes están cada vez más cerca del “terrorismo” y que habían construido una “fábrica de armamento” en la citada universidad: ayer pudo verse a estudiantes fabricando cócteles molotov dentro del centro y lanzándolos desde las azoteas.

También lanzaron flechas, paraguas, bolas de metal y ladrillos contra los agentes, aseguró la Policía en un comunicado.

“La Policía condena enérgicamente los actos violentos de los manifestantes. Les instamos a que se retiren, y a los ciudadanos a que no se dirijan hacia la zona dado el deterioro de la situación”, dijo el organismo, añadiendo que “cualquiera que ayude a los manifestantes es cómplice de sus actos”.

Las improvisadas barricadas fueron creadas por los activistas hace unos días después de que la Policía entrara en al menos cuatro campus universitarios el pasado día 11, primera jornada de una huelga general convocada por los manifestantes.

Escuelas cerradas

Aunque la mayoría de las carreteras ya han reabierto, la tensión y la sensación de incertidumbre continúan en Hong Kong, especialmente después de que los activistas anunciasen a través de Internet que planean continuar hoy con su huelga. Sus acciones provocaron que las autoridades educativas anunciasen ayer la cancelación de las clases de primara y secundaria.

Y otras instituciones como la Biblioteca Pública de Tsim Sha Tsui, el Museo de Historia de Hong Kong y el Museo de Ciencias, todas situadas cerca de la Universidad Politécnica, cerraron sus puertas “para garantizar la seguridad de los visitantes y de los miembros del personal”, anunció el Departamento de Servicios Culturales.