Reconstruyen el rostro de una mujer a la que su marido disparó en 2004

El hospital estadounidense de Cleveland (Ohio) presentó ayer a Connie Culp, la paciente que recibió el pasado diciembre un trasplante del 80 por ciento del rostro, ya que, según contó ella misma en una rueda de prensa, su marido le disparó en la cara, tras una discusión, en 2004.

2

El disparo le causó la pérdida de un ojo, y la nariz y las mejillas quedaron destrozadas, así como la mandíbula y el labio superior.

Después de más de 30 operaciones fallidas y de haber agotado los medios convencionales de la cirugía, un equipo multidisciplinar de la Cleveland Clinic, encabezado por la doctora Maria Siemionow, realizó el trasplante en diciembre.

Hasta ahora, se había mantenido en secreto la identidad de la enferma, así como el motivo de las heridas que llevaron a los médicos a admitir su caso para realizar la intervención.

La paciente no podía oler, comer alimentos sólidos, beber de un vaso, no tenía gusto, ni olfato, y respiraba a través de un orificio en la tráquea.

En la operación, que duró 22 horas, fueron reconstruidos parte de los huesos de la cara y recibió el rostro de una donante, cuya identidad permanece en el anonimato.

La mujer, que habló por primera vez en una rueda de prensa, pidió a la gente que no se ría de aquellos cuya apariencia es diferente. «Cuando alguien tiene una desfiguración o no es tan guapo como tu, no le juzgues», apuntó Culp.

Los doctores del centro esperan que, con rehabilitación y fisioterapia para reactivar sus músculos faciales, mejorará en el plazo de seis meses e incluso podría sonreír.