Que nadie olvide el 11-S

Una compañía estadounidense crea un programa para facilitar a los maestros la explicación de los atentados a los más jóvenes.

0

Ocho años después de que los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos conmocionaran al mundo, supervivientes, familiares de las víctimas y educadores abordan ya la necesidad de mantener vivo el recuerdo de aquellos sucesos entre los más jóvenes. «En un mundo más complejo después del 11-S, queremos ayudar a los estudiantes a entender lo que ocurrió y sus consecuencias», explicó el consejero delegado de Social Studies School Services, David Weiner.

Esa compañía ha colaborado en la creación de un programa para facilitar a los maestros la explicación del 11-S, con materiales diseñados para trabajar con alumnos que, por su edad, pueden tener un recuerdo muy débil o nulo de aquellos sucesos, así como con los que se incorporen a las aulas más adelante.

Los creadores han dedicado este proyecto educativo a las casi 3.000 víctimas del 11-S, incluidos ocho niños de entre dos y 11 años, cinco de los cuales viajaban en el vuelo 77 de American Airlines que se estrelló contra el Pentágono y tres que iban en el vuelo 175 de United Airlines que impactó contra una de las Torres Gemelas.

También quieren honrar a Beverly Eckert, que perdió a su esposo Sean en los atentados contra el World Trade Center y fue una ardiente activista en favor de las familias de las víctimas, hasta que perdió la vida el pasado 12 de febrero en un accidente aéreo cerca de la localidad de Buffalo.

En Estados Unidos se rendirá hoy de nuevo homenaje a quienes perdieron la vida en los atentados, ciudadanos de más de 90 países.

En el caso de Nueva York, está prevista una ceremonia en el parque Zuccotti, próximo a la zona cero, durante la que se leerán los nombres de 2.752 personas que fallecieron en los ataques al World Trade Center y, al igual que en años anteriores, se guardará silencio en cuatro ocasiones, coincidiendo con los momentos en que se estrellaron dos aviones secuestrados por terroristas contra las Torres Gemelas y su posterior derrumbe.

«Consideramos que, a partir de la historia del 11-S, del coraje, compasión y respuesta cívica sin precedentes, iremos más allá del aula y serán lecciones que los jóvenes de nuestro país pueden aplicar hacia unas vidas más productivas y positivas», señalaron la presidenta de la organización Sep.11 Education Trust, Patricia Reilly, y su director, Anthony Gardner, en una carta a educadores.

Esa entidad sin ánimo de lucro agrupa a familiares de víctimas, supervivientes y personal que participó en las labores de rescate.