Un grupo de voluntarios de la Cruz Roja realiza labores médicas en algunas de las zonas de las protestas. / EFE
Publicidad

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció ayer que se levantará el estado de emergencia a partir de las 00.00 del domingo (03.00 GMT del lunes) en las zonas donde regía, incluido Santiago de Chile, lo que pondrá fin a la presencia del Ejército en las calles. “Luego de conversar con las Fuerzas Armadas y de orden quiero anunciar a todos mis compatriotas que, si las circunstancias lo permiten, es mi intención levantar todos los estados de emergencia a partir de las 24 horas del próximo domingo”, dijo el mandatario desde la Moneda, donde también anunció que pidió a todos sus ministros que pongan sus cargos a disposición para formar un nuevo Ejecutivo.

Previamente las autoridades militares a cargo de la seguridad en las zonas en estado de emergencia de Santiago, Coquimbo y La Serena (norte) y Concepción (sur) comunicaron que ayer no decretarían ningún toque de queda a causa de la creciente normalización de los servicios, un día después de que una marcha en Santiago de Chile reuniese a 1,2 millones de personas para reclamar la marcha de Piñera y reformas sociales.

Cuando se levante el estado de emergencia, los militares dejarán de estar al cargo del orden público en las diferentes ciudades del país en el inicio de la próxima semana, tras nueve días desplegados en las calles de Chile.

En una declaración a la prensa en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, Piñera señaló que “es fundamental también recuperar el camino de la normalización institucional” para avanzar con “paz y seguridad”.

El presidente chileno decretó el pasado fin de semana el estado de emergencia en Santiago, Valparaíso y Concepción (sur) tras la ola de protestas, disturbios, incendios y saqueos ocurridos en la noche del viernes y la madrugada del sábado anterior.
Esta medida se fue ampliando por muchos puntos del país con el paso de los días y llevó a los soldados a la calle por primera vez en democracia desde que terminó la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) por una situación de orden público.