Merkel y el SPD acuerdan negociar de forma oficial la gran coalición

La CDU y el principal partido de la oposición son optimistas de cara a una alianza que evitaría una nueva cita con las urnas y revalidaría el primer mandato de la conservadora.

0

Después de la espantada de Los Verdes, a la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de Angela Merkel no le quedaba más opción que negociar con el Partido Socialdemócrata (SPD) para poder cerrar un Gobierno y evitar un Ejecutivo en minoría o, incluso, una repetición de las elecciones. Por eso, ayer la canciller alemana consiguió dar un paso decisivo al acordar con el principal partido opositor abrir negociaciones de manera oficial para formar una gran coalición. Unas conversaciones que se iniciarán el próximo miércoles.

Tras dos horas y media de reunión, la tercera desde los comicios del pasado 22 de septiembre, los líderes de los dos grandes bloques políticos apostaron por sentarse a la mesa para ver si revalidan la alianza que vivieron en la primera legislatura de Merkel, entre 2005 y 2009. Para ello deberán dejar atrás sus diferencias, principalmente en puntos como la creación de un salario mínimo (de 8,5 euros la hora) y el incremento de los impuestos para los más ricos, reclamaciones vitales para los progresistas. «Esperamos poder encontrar una base común», indicó el presidente del SPD, Sigmar Gabriel, al término del encuentro en Berlín.

«Crecimiento, estabilidad financiera y empleo serán los puntos centrales de los próximos cuatro años», informó el secretario general del, por ahora, único socio de la canciller, la Unión Cristianosocial (CSU), Alexander Dobrindt. «En la reunión se encontraron coincidencias pero también quedaron claras las diferencias. Sin embargo, existe una confianza mutua de poder limar diferencias», agregó el dirigente bávaro.

Para el secretario general de la CDU, Hermann Gröhe, en la tercera reunión se acordó una base sobre la que emprender las negociaciones en serio para formar Gobierno. «Tras el sondeo, quedó claro que los partidos pueden alcanzar posiciones comunes para hacer frente a los desafíos», indicó Gröhe. «Hay que encontrar un paquete que puedan aceptar todas las formaciones», agregó.

«Existen cuestiones importantes sobre las que habrá que fijar aún acuerdos. Conocemos exactamente las diferencias, pero tenemos un objetivo común y conseguiremos encontrar una solución para temas como el salario mínimo», afirmó. «Sin embargo, no puede bajo ningún concepto amenazar ningún puesto de trabajo en Alemania. Habrá que debatir sobre los numerosos detalles al respecto. El deber de las negociaciones de coalición es debatir sobre esos detalles», puntualizó.

La exigencia del SPD de fijar un salario mínimo por ley en Alemania es uno de los temas más polémicos. «Creo que podremos encontrar un acuerdo de manera conjunta», señaló también Gabriel, que se mostró optimista sobre la posibilidad de poder alcanzar acuerdos en cuestiones polémicas durante las negociaciones.