May se aferra a su brexit mientras los ‘tories’ maniobran para echarla

La primera ministra británica confirma su intención de volver a someter a votación su plan de salida de la UE a pesar de que varios compañeros de partido conspiran para que dimita

19

La primera ministra británica Theresa May, confirmó ayer su intención de volver a someter a votación su plan de brexit mientras se intensifican las maniobras de los conservadores para echarla del cargo. May presentó en la Cámara de los Comunes su última y compleja propuesta para salvar el acuerdo de salida de la Unión Europea (UE) negociado en 2018 con Bruselas, que fue recibida con hostilidad por la mayoría de diputados de todos los partidos.

En un indicio de su creciente aislamiento, estuvieron ausentes durante su intervención varios ministros y parlamentarios ‘tories’, que en las últimas horas han incrementado además sus peticiones para que dimita. El diario londinense ‘Evening Standard’, dirigido por el exministro conservador George Osborne y lectura obligada para la clase política, informó de que un grupo de ministros se plantea pedir a su jefa que deje el liderazgo del Gobierno y del partido ante la improbabilidad de que prospere su estrategia de brexit.

Por su parte, el grupo parlamentario conservador se reunirá una vez más para analizar si cambia la normativa interna para forzar la salida de May, que ya superó una moción de confianza de sus colegas en diciembre, lo que la protege de ser desafiada durante doce meses.

Preguntado por si la dirigente podría dimitir tras conocerse el lunes los resultados de las elecciones europeas, en las que se augura una sonada derrota del partido gobernante, un portavoz oficial aseguró que ella sigue “comprometida” con sacar al país de la UE. En este contexto de desgaste y tensión, la primera ministra anunció este mediodía en el Parlamento que el viernes publicará el proyecto de ley sobre el acuerdo de retirada de la UE, para que los diputados “tengan tiempo de estudiarlo” antes de que sea votado a principios de junio.

May pidió a la cámara que apoye la tramitación de esta legislación, que podrá enmendar a su gusto, para garantizar la salida del bloque antes del receso veraniego, después de que el tratado negociado con Bruselas fuera rechazado ya en tres ocasiones previas.

El tratatado

El proyecto de ley debía en principio votarse una vez los Comunes ratificaran el pacto negociado con los Veintisiete, pero, como esto no ha sucedido, la jefa del Gobierno ha decidido impulsar la legislación como otra vía para secundar el tratado. La líder ‘tory’ reiteró las diez promesas que ya hizo el martes a los diputados a cambio de que aprueben el texto, entre ellas votar eventualmente sobre si se celebra un segundo referéndum. Sin embargo, tanto la oposición laborista como buena parte de los conservadores han adelantado que votarán en contra del proyecto legislativo en la primera fase de su trámite parlamentario.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, incidió este miércoles en que el bautizado por May como “nuevo plan de brexit” no es más que “una versión reempaquetada” del anterior y lamentó que el Gobierno “no ha modificado su postura”, recalcó.