Los kurdos toman varias localidades y un paso clave en la lucha contra el Estado Islámico

0

Las fuerzas kurdas iraquíes capturaron ayer un paso fronterizo estratégico y varias localidades de manos de combatientes de Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, en un avance mientras los milicianos eran bombardeados por la coalición liderada por Estados Unidos y el Ejército iraquí avanzaban desde el sur.

Una fuente política kurda iraquí señaló que los peshmerga, los combatientes kurdos, se hicieron con el control del paso fronterizo de Rabia, en la frontera con Siria, en un combate que comenzó antes del amanecer.

“Es el punto de paso más importante estratégicamente hablando. Una vez que esté tomado va a cortar la ruta de suministros y facilitar la operación para llegar hasta Sinjar” subrayó la fuente, en referencia a una montaña más al sur donde los miembros de la minoría yazidí se vieron atrapados por los milicianos del EI.

Por otro lado, el Estado Islámico ejecutó ayer a dos de sus combatientes en la provincia siria de Deir al Zor, en el este del país, y perdió a otros 13 milicianos en los bombardeos llevados a cabo por Estados Unidos y sus aliados árabes en la provincia de Alepo, también en el este, en las últimas 24 horas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

En otro comunicado, el Observatorio señaló que murieron, al menos, 13 combatientes yihadistas en un bombardeo llevado a cabo por la coalición que lidera Estados Unidos contra un edificio usado por el grupo yihadista en una carretera de la provincia de Alepo.

Llamamiento

Por su parte, el líder del Partido Unión Democrática Kurda (PYD) de Siria, Saleh Muslim, hizo un llamamiento a los países occidentales a suministrar armas a sus fuerzas que luchan contra el yihadismo en la asediada Kobani, en la frontera con Turquía, advirtiendo de que sus combatientes están superados y podría haber una masacre.

Muslim, cuyo partido tiene estrechos vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía, recordó que sus llamamientos hasta ahora habían sido rechazados por Estados Unidos y los países europeos.