Los corsarios somalíes duplican las acciones de piratería internacional

Las patrullas de vigilancia de barcos extranjeros no han impedido que en los tres primeros meses de 2009 se registraran 102 ataques en el mundo, 61 de ellos en el Cuerno de África

2

Los incidentes de piratería prácticamente se duplicaron en todo el mundo durante el primer cuarto de 2009, principalmente debido a un aumento de los ataques de los corsarios en la costa somalí, según informó la Oficina Marítima Internacional.

Esta organización registró 102 delitos marítimos en todo el mundo durante los tres primeros meses de 2009, aunque hace un año y durante el mismo período solo contabilizó 53. De estos, al menos 61 se dieron en el golfo de Adén y en la costa este de Somalia, una zona donde hubo seis incidentes durante el primer cuarto de 2008.

Los piratas que actúan en el Cuerno de África han conseguido millones de dólares en rescates apresando barcos comerciales en las rutas comerciales que pasan por el golfo de Adén y el océano Índico, a pesar de las patrullas de vigilancia realizadas por los barcos extranjeros, y sus secuestros interrumpen con frecuencia los suministros de ayuda humanitaria y las rutas comerciales.

En todo el mundo, un total de 34 barcos fueron abordados, 29 fueron atacados con artillería y nueve secuestrados, según esta organización. «En la mayor parte de incidentes, los atacantes estaban fuertemente armados con pistolas o cuchillos», apuntó la Oficina Marítima, quien adelantó que, «dado el estado actual de la economía global, se prevé que la piratería pueda aumentar».

Debido al clima de inestabilidad existente, las autoridades filipinas establecieron esta semana una normativa que prohíbe que los marineros filipinos naveguen a bordo de barcos que pasen cerca de las aguas somalíes, si bien aún no se han determinado los detalles sobre cómo se aplicará esta ley, según informaron fuentes oficiales.

El Ejecutivo anunció la nueva medida el sábado pasado, coincidiendo con un notable incremento en el número de ataques piratas en el golfo de Adén y en las inmediaciones de las aguas del Estado africano. «La norma está diseñada para garantizar la seguridad de nuestros marineros en esa parte del mundo. Dejaremos los detalles de la implementación de esta política al Departamento de Trabajo», precisaron.

A partir de ahora, los barcos en los que viajen marineros filipinos y que atraviesen el canal de Suez tendrán que pasar por un corredor seguro, donde habrá naves de la Marina de varios países.

Precisamente ayer, los corsarios soltaron a los 23 tripulantes de un carguero con bandera filipina que llevaba medio año retenido en Somalia. El MT Stolt Strength fue puesto en libertad tras acceder a las demandas de sus captores, aunque no ha trascendido si aceptaron pagar un rescate.

«Pido a obama que libere a mi niño»

El pirata somalí de 16 años que fue capturado por la Marina norteamericana hace una semana durante la operación de rescate del capitán Richard Phillips en aguas del golfo de Adén fue ayer trasladado a Nueva York, donde será juzgado.

Ninguno de los agentes de seguridad que le custodiaban confirmó su identidad, pero su llegada era muy esperada, por lo que muchos medios de comunicación habían enviado a periodistas al aeropuerto, según informó la prensa norteamericana.

El sospechoso, Abde Wale Abdul Kadhir Muse, fue trasladado a un edificio oficial en Manhattan que está relacionado con la instalación donde permanecerá recluido hasta que comparezca ante el tribunal federal. La fecha de la vista aún no ha sido revelada.

El joven iba vestido con un mono negro, esposado y parecía que llevaba una venda en su mano izquierda. Varios reporteros le hicieron preguntas, pero no se sabe si les entendía. Lo único que hizo fue sonreír y reírse.

El pirata fue trasladado a Estados Unidos por el Ejército norteamericano procedente de Yibuti. El joven formaba parte del grupo que abordó el pasado 8 de abril el barco de bandera norteamericana Maersk Alabama, pero la tripulación logró contener el intento de secuestro. Al parecer, el capitán Phillips aceptó irse con cuatro corsarios en un bote salvavidas para proteger a sus compañeros. La Marina intervino cuatro días después, matando a tres de los captores y logrando la liberación del rehén.

La madre del adolescente ha pedido al Gobierno norteamericano liderado por Barack Obama que libere a su hijo apelando a su corta edad, pero también alegando que es inocente, a pesar de que fue capturado en la operación de rescate de Phillips.

El menor está acusado de acto de piratería, lo que podría acarrearle la cadena perpetua. «Pido al Gobierno, pido al presidente Obama que libere a mi niño. No tiene nada que ver con los delitos de los piratas. Es menor de edad y le han utilizado», manifestó la mujer, quien solicitó estar presente en el tribunal si finalmente su hijo es juzgado en Nueva York, como así parece que ocurrirá.