Las muertes remiten en México mientras China se blinda contra la gripe

Cinco españoles quedan atrapados en un hotel de Hong Kong al declarar la cuarentena el Gobierno de Pekín, que intenta frenar el avance del H1N1. El virus se muestra menos agresivo en tierras aztecas y la OMS limita a Norteamérica la transmisión continuada

79

Tose alguien. Tiembla el mundo. Independientemente de su apellido -porcina, nueva, A…-, la psicosis se adueña de algunos rincones del planeta. Así, el Hotel Metro Park de Hong Kong se ha convertido en un búnker del que no pueden salir ni empleados ni huéspedes, entre ellos cinco españoles, por la cuarentena impuesta tras detectarse el primer caso positivo de gripe AH1N1en Asia. Ninguno de ellos padece esta patología.

La cuarentena, que durará siete días, forma parte de las medidas adoptadas dentro del nivel de emergencia declarado en la ex colonia británica después de que un turista mexicano de 25 años procedente de Shanghai tuviera el honor de inaugurar el viernes la lista de afectados en Oriente.

No obstante, las autoridades pidieron calma a la población, indicando que se trata de «un caso importado» y que «no hay indicios de una expansión masiva de la enfermedad», si bien están buscando a los que pudieron entrar en contacto con el afectado por el virus, entre ellos un taxista.

El establecimiento hostelero, que es de lujo, tiene selladas todas las salidas y en su interior se encuentran unas 300 personas entre personal y huéspedes. Entre los inquilinos afectados por las «medidas drásticas y de precaución» -según admitió el mismo Gobierno- se encuentran tres vascos y una barcelonesa, además de otro español que no indicó su origen.

Los cinco expresaron su deseo de no ser identificados, según subrayó el cónsul de España en Hong Kong, Juan Luis Flores Arroyuelo. Tienen acceso a internet y a la televisión y están permanentemente en contacto con sus familiares por la red y por teléfono. Al menos pueden moverse libremente por las instalaciones. Y, como si de un secuestro se tratara, les traen cigarrillos y comida allegados de sus compañeros de cautiverio.

Pese a que la OMS declaró que la transmisión sostenida del virus de este mal sigue restringida a México y EEUU, confirmó nuevos casos de personas infectadas en Europa. En el balance mundial, De 623 se ha pasado a 665. La relación la encabeza México -que atisba la esperanza pues el ritmo de infecciones ha bajado, entre otras cosas, porque se ha recomendado a la ciudadanía que se quede en casa-, con 397 contagios, incluidas 16 muertes, seguido de EEUU, con 160 casos, con una víctima mortal. En España hay 20 enfermos -11 en Cataluña, tres en la Comunidad Valenciana, dos en Castilla-La Mancha, dos en Madrid, uno en Murcia y otro en el País Vasco-, 15 en Reino Unido, seis en Alemania , dos en Francia, uno en Irlanda y tres en Israel. En Italia había uno y se curó. No obstante, el organismo sanitario de la ONU también calculó que el 40 por ciento de los europeos podría pasar esta patología. Como repite la ministra Trinidad Jiménez, los tratamientos están respondiendo, y no hay enfermos graves. Además, ya se han distribuido 2,4 millones de tratamientos antivirales a 72 países, y la vacuna estará lista en otoño.

Los ojos del mundo están puestos en la nación centroamericana. Hay una mezcla de sentimientos: miedo, cariño, solidaridad -ayer llegó la primera ayuda española y otras naciones, como China, se han sumado a esta iniciativa- y rechazo, como denunció ayer el Gobierno del país azteca, que observa cómo países «hermanos» como Perú, Argentina, Cuba y Ecuador han suspendido unilateralmente los vuelos hacia allá y el gigante asiático -que el viernes donó material por valor de cuatro millones de dólares- ha aislado «en condiciones inaceptables» a varios turistas.

En el territorio nacional la situación ha empeorado en lo que se refiere al número de casos -se ha pasado de 13 a 20 en unas horas-, aunque también hay que reseñar que el chico de Almansa que fue el primer europeo en dar positivo ya ha sido dado de alta del hospital en el que se encontraba.

Conforme pasan los días, aumenta desconfianza hacia el Gobierno de Calderón, que parece haber sido muy torpe en esta crisis sanitaria. Y es que ya empezaron a surgir inquietantes dudas cuando se supo que había un chico asturiano sospechoso de tener esta patología que llegó el 12 de abril de Cancún, cuando hasta el 24 no se hizo público el primer foco.

Esta semana se supo que la mujer de 39 años que se convirtió en la primera víctima mortal de la epidemia de gripe porcina en México pasó al menos los últimos ocho días de su vida en un peregrinar de clínica en clínica para conocer qué afectaba su salud, pero los médicos se quedaron desconcertados. La víctima, del sureño estado de Oaxaca, falleció poco después de ser admitida como un caso de emergencia en un hospital. El virus que causó su muerte fue identificado 10 días después.

La finada, que trabajaba como levantadora de censos, enfermó el 4 de abril con lo que ella pensó era un caso severo de neumonía, pero no ingresó en un centro médico hasta el 12 de abril.«Acudió a distintos servicios privados, en donde le hicieron diversos diagnósticos e indicaron distintos tratamientos», sostuvo Miguel Ángel Lezama, jefe del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica: «Sin embargo el cuadro siguió avanzando, se agravó y perdió la vida el día 13».

Las autoridades, que no difundieron el nombre de la mujer, aún se encuentran tratando de entender como brotó la enfermedad. Todo es un rompecabezas muy complejo, pues resulta muy improbable que en la zona donde vivía y donde se mira con lupa una granja de cerdos en precarias condiciones higiénicas, hubiera cepas aviares, ya que éstas proceden de Oriente. Igual es una pista falsa.

Por otra parte, los medios de comunicación del Estado centroamericano se han cebado con el presidente Calderón, que tardó casi una semana en dar la cara. El Universal publicó una caricatura el miércoles titulada ¿Dónde está el capitán?, en la que muestra un barco hundiéndose. Y es que resultó ridículo la difusión de un vídeo sin sonido en el que éste se reunía con sus asesores.