Las imágenes de abusos que Obama quiere censurar incluyen violaciones

A pesar de su promesa electoral en sentido contrario, el líder demócrata trata de impedir que salgan a la luz pública 2.000 instantáneas tomadas en cárceles de Iraq y Afganistán.

25

El tan publicitado cambio que Barack Obama prometió introducir en la forma de gobernar en Estados Unidos durante la campaña presidencial no acaba de llegar y la opinión pública internacional empieza a dudar de que lo haga a corto plazo. Y es que la censura de imágenes de torturas que ahora pregona el presidente norteamericano no estaba incluida en su programa electoral, más bien todo lo contrario.

Este turbio asunto volvió ayer a la primera línea de la actualidad del país más poderoso del planeta tras conocerse que las fotografías de abusos de detenidos en el marco de la llamada lucha antiterrorista, que el líder demócrata no quiere ver publicadas ahora, incluyen violaciones y agresiones sexuales.

Así lo confirmó al diario The Daily Telegraph el general Antonio Taguba, quien llevó a cabo una investigación de lo ocurrido en la cárcel iraquí de Abu Ghraib. El informe que publicó el oficial en 2004 recogía acusaciones de ese tipo de abusos, pero no se llegó a revelar la existencia de fotografías que documentaban esos hechos.

La naturaleza sexual de algunas de esas instantáneas puede explicar, según el periódico, los intentos de Obama de impedir la salida a la luz de alrededor de 2.000 fotografías de prisiones de Iraq y Afganistán, pese a una promesa anterior en sentido contrario.

El general Taguba, que se jubiló en enero de 2007, expresó su apoyo a la decisión del presidente estadounidense al señalar que las imágenes censuradas mostraban escenas de «torturas, abusos, violaciones y todo tipo de actos indecentes».

Al menos una de las instantáneas muestra a un soldado norteamericano abusando sexualmente supuestamente de una prisionera, mientras en otra aparece un intérprete masculino violando a un detenido del mismo sexo.

«No estoy seguro de qué objeto, salvo el puramente legal, tendría publicar esas fotos, y la consecuencia sería poner en peligro a nuestras tropas, únicos protectores de nuestra política exterior, cuando más las necesitamos, o a las británicas», manifestó el oficial.

«La mera descripción de esas fotos es suficientemente horrible, pueden creerme», agregó Taguba.

En abril, el Gobierno de Obama anunció que se publicarían las imágenes y que no tenía sentido recurrir una sentencia a favor de su edición ganada por la American Civil Liberties Union.

Pero, tras fuertes presiones de jefes militares, el inquilino de la Casa Blanca cambió de parecer y declaró que su salida a la luz pública en la prensa pondría en peligro la seguridad del Ejército estadounidense destacado en zonas conflictivas.

Las instantáneas en cuestión están relacionadas con 400 casos de supuestos abusos ocurridos entre 2001 y 2005 en Abu Ghraib y otros seis centros penitenciarios. Según Obama, los protagonistas de esos actos han sido identificados y se han adoptado medidas contra ellos.