Las explosiones en Tianjin dejan un balance de al menos 50 muertos

De las más de 700 víctimas heridas, cerca de un centenar se encuentran en estado crítico

4

Al menos 50 personas murieron y 701 fueron trasladadas a diversos hospitales, 71 de ellas en estado crítico, por la cadena de explosiones registrada el miércoles en una zona industrial de la ciudad de Tianjin, en el noreste de China, según un nuevo balance confirmado por las autoridades locales. Alrededor de las 23.30 (hora local) un almacén situado en el puerto industrial voló por los aires con una intensidad equivalente a tres toneladas de dinamita. Apenas 30 segundos después, se produjo otra deflagración equiparable a 21 toneladas de dinamita.

Las explosiones provocaron una enorme bola de fuego que se pudo ver a varios kilómetros de distancia y que iluminó por completo el cielo de Tianjin.

El Ministerio de Seguridad Pública confirmó ayer que las llamas están “bajo control”, aunque no descartó que puedan reavivarse. Alrededor de mil bomberos y casi 150 equipos de extinción se sumaron a estas tareas, según informó la agencia de noticias oficial Xinhua. “Estaba durmiendo cuando, de repente, se movieron las ventanas y las puertas y escuché las explosiones. Al principio pensé que era un terremoto”, relató Guan Xiang, que vive a 7 kilómetros de distancia, en declaraciones a la agencia Reuters.

El presidente de China, Xi Jinping, y el primer ministro, Li Keqiang, reclamaron el mayor esfuerzo posible para salvar a los heridos, rescatar a los desaparecidos y minimizar los daños provocados por la explosión. Xi exigió que las autoridades controlen rápidamente el fuego y que realicen “pleno esfuerzo para rescatar y atender a los heridos, así como para garantizar la seguridad de las personas”. De la misma forma, se comprometió a identificar con celeridad la causa del accidente y “castigar severamente a los responsables”.

En este contexto, el presidente chino señaló que todas las localidades deben aprender “de las dolorosas lecciones del accidente”, llevando a cabo investigaciones sobre los riesgos de seguridad y fortaleciendo la gestión de mercancías peligrosas, con el objetivo último de garantizar la tranquilidad de sus ciudadanos.

Por su parte, el primer ministro, Li Keqiang, dió instrucciones inmediatas para extinguir el fuego y organizar la búsqueda y rescate de aquellas personas que permanecen desaparecidas. Asimismo, reclamó precaución para “prevenir accidentes secundarios” durante el desarrollo de estas tareas. La Administración de Seguridad Laboral de Tianjin se reunió la pasada semana para tratar el endurecimento de la seguridad.