Las obras de reforma obligan a cerrar el castillo de Turégano desde el 5 de enero

El Ayuntamiento de Turégano ha anunciado que a partir del 5 de enero se cerrará el castillo a las visitas debido a las obras de adecuación y mejora de los accesos.

Aunque se desconoce la fecha exacta del inicio de los trabajos, se calcula que durarán unos dos años.

Las reformas se llevarán a cabo gracias a la subvención del 1,5% Cultural del Ministerio de Transportes y Movilidad, concedida en 2019, además de las ayudas de la Diputación de Segovia y de la Junta de Castilla y León.

La obra permitirá la mejora de los accesos al conjunto, y al interior como la iglesia, además de crear nuevos recorridos por la fortaleza, y la cerca perimetral más próxima al emblemático edificio.

El conjunto, propiedad del obispo de Segovia, aunque actualmente cedido al ayuntamiento de Turégano, fue declarado monumento histórico artístico en 1931. Su origen está en la iglesia románica de San Miguel, de la segunda mitad del siglo XII y sin parangón en la provincia de Segovia. Sobre ella se van asentando una serie de encastillamientos que culminan con el castillo de finales del siglo XV que vemos a día de hoy y que debemos en buena medida al obispo Juan Arias Dávila, desterrado de Segovia por el rey Enrique IV en 1968 y asentado en la villa de Turégano, cabeza del extenso señorío episcopal que ocupaba buena parte de la zona central de la provincia. Su construcción a lo largo de los siglos es muy compleja y aún está cargada de incógnitas que a día de hoy los investigadores siguen desentrañando a través de recientes estudios. El hecho de que este castillo no haya tenido uso desde el siglo XVII ha propiciado que se conserve su estructura original, lo que le convierte en un espacio único.

Actualmente el castillo puede visitarse hasta el día 5 de enero a través de visitas guiadas que deben concertarse previamente a través del teléfono 634460215.