La Policía austriaca confirma 71 muertos dentro del camión, cuatro de ellos niños

0

La Policía austríaca confirmó que son 71 los refugiados muertos hallados en el interior de un camión encontrado este jueves en el este de Austria y que podría llevar hasta 24 horas aparcado antes de ser localizado en la carretera.

Según se precisó, se trata de 59 hombres, ocho mujeres y cuatro niños, y entre ellos habría ciudadanos sirios, ya que se encontró un “documento de viaje” de esta nacionalidad en el interior del camión. En cuanto a las causas de las muertes, se apunta a que murieron asfixiadas, si bien se procederá a realizar las autopsias pertinentes. Igualmente se trabaja en la identificación de las víctimas, de las que se espera poder tener más detalles a lo largo del día. Para facilitar esta identificación, se abrió una línea telefónica a la que pueden llamar aquellos que tengan información o que desconozcan el paradero de familiares.

Por otra parte, tanto el jefe de la Policía como la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner, descartaron el establecimiento de controles en la frontera con Hungría. Doskozil reconoció que supone “un tremendo desafío” hacer frente a la llegada de inmigrantes y refugiados pero dejó claro que no es posible registrar los alrededor de 3.000 camiones que usan la carretera de entrada a Austria.

Por su parte, la ministra dijo que Austria “no pretende establecer controles estrictos en la frontera” aunque sí se intensificarán los controles en las zonas fronterizas y se incrementarán los efectivos que ya trabajan en este ámbito.

En su opinión, los controles fronterizos no son “útiles”. Lo que hace falta, aclaró, es “encontrar vías legales” de entrada a Europa para estas personas que permitan distinguir entre inmigrantes y refugiados, y “proteger” a estos últimos, y luchar contra las redes de tráfico de personas.

La Policía búlgara detuvo a cuatro personas, tres búlgaros y un afgano, por su presunta implicación en la muerte de las 71 personas halladas sin vida este miércoles en un camión en una autopista de Austria, según informó en un comunicado.

Además, otras 20 personas fueron interrogadas “en calidad de testigos tras diversos registros domiciliarios, donde se han realizado incautaciones”, de acuerdo con la nota.

Por su parte, Hungría está exacerbando el problema del tráfico de personas con su plan de construir una valla para restringir el flujo de inmigrantes y refugiados que entran al país, advirtió ayer la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Este país, que forma parte del espacio sin fronteras Schengen, está construyendo una valla de 3,5 metros de altitud a lo largo de sus 175 kilómetros de frontera con Serbia, adoptando una posición dura en lo que el primer ministro, Viktor Orban, dijo que es una amenaza para la seguridad, la prosperidad y la identidad europea.