La OTAN aprueba una estrategia para poder actuar en todo el mundo

Los líderes revisan su política en Afganistán y se comprometen a ceder el control en 2014. España transferirá sus responsabilidades al país entre el año que viene y 2012.

2

Cambio de rumbo para un planeta cada vez más inseguro. La OTAN aprobó ayer un nuevo concepto estratégico para actuar en cualquier lugar del mundo donde considere que sus países miembros pueden estar amenazados, más allá de los límites geográficos de los mismos, según anunció su secretario general, Anders Fogh Rasmussen.

Tras la primera sesión de trabajo de los jefes de Estado y de Gobierno aliados reunidos en Lisboa, el dirigente noruego explicó que esta nueva política no significa que se abandone el papel tradicional de defensa mutua ante un ataque exterior, sino que se complementa habilitando a la organización para actuar frente a los nuevos peligros.

También confirmó que la OTAN mantendrá el principio de la disuasión nuclear mientras en el mundo siga existiendo este tipo de armamento. El texto aprobado incluye el desarrollo de un escudo antimisiles para proteger las poblaciones y el territorio europeo y la intención de invitar a Rusia a cooperar en él.

Entre los objetivos que se plantea la Alianza está ampliar la cooperación con otros países y organismos internacionales, para lo que creará un departamento civil.

Rasmussen, que calificó de «momento histórico» esta cita, recalcó que los nuevos objetivos demuestran «que hemos aprendido las lecciones de Afganistán». Asimismo, reconoció que la crisis es «motivo de preocupación» por su repercusión en los presupuestos destinados a Defensa, por lo que animará a los aliados a que estrechen su cooperación y a hacer un uso «más eficaz de los recursos».

Por otra parte, y como viene siendo habitual en la política internacional, las buenas intenciones presidieron la cumbre. De hecho, el portavoz de la Alianza Atlántica, James Appathurai, aseguró ayer estar «completamente segura» de que va a poder cumplir su «objetivo» de concluir el traspaso de la seguridad en Afganistán a su Gobierno en 2014.

Estas palabras se produjeron después de que el jueves el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, señalara que la meta podría retrasarse incluso a 2015. En la misma línea se pronunció esta semana el máximo representante civil de la OTAN en la zona, Mark Sedwill, quien apuntó que el proceso de transición podría prolongarse hasta esa fecha debido al repunte de los ataques talibanes.

El portavoz insistió en que la organización aliada confía en poder «respetar» ese objetivo, porque todos han «invertido mucho en los últimos años» y las fuerzas de seguridad y, especialmente, la Policía afgana, han mejorado «sustancialmente» su calidad y sus capacidades para poder asumir la seguridad de su territorio. En concreto, recordó que la OTAN ha desplegado «enormes» recursos en los últimos 12 meses, con el envío de 50.000 efectivos adicionales y con un plan de transición. Además, precisó que el 85 por ciento de las tropas aliadas trabajan ya junto a miembros de las fuerzas locales.

Por su parte, España adelantó que está en disposición de transferir sus responsabilidades a las autoridades afganas en las provincias de Herat y Badghis entre 2011 y finales de 2012, lo que no significa la retirada de las tropas nacionales desplegadas en Afganistán, según manifestó la ministra de Defensa, Carme Chacón.

Confianza de Obama.- En una entrevista concedida con motivo de su llegada ayer a la cumbre de la OTAN en Lisboa, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que el Gobierno socialista de España «está trabajando en hacer los ajustes necesarios para restaurar el crecimiento» en un momento de crisis económica y añadió que «está obteniendo respeto por sus esfuerzos» en este sentido.