La NASA encuentra evidencias de la presencia de agua salada en Marte

El estudio señala que cuatro zonas analizadas tenían actividades de “sales hidratadas”

La NASA obtuvo evidencias de la presencia de agua salada en Marte. Concretamente, confirmó que este líquido es el causante de los conocidos como surcos lineales (RSL), presentes en las laderas de los cráteres en las estaciones más cálidas del planeta.

Este hallazgo, publicado por ‘Nature Geoscience’, y anunciado en rueda de prensa por el director de ciencia planetaria de la NASA, Jim Green, se produjo a través de las observaciones realizadas con el orbitador MRO de la NASA. Sus imágenes se estudiaron con CRISM, un espectrómetro de imagen que permite identificar los minerales y otros compuestos que hay en la superficie del planeta marciano.

MRO hizo un seguimiento de estos surcos durante años, lo que permitió determinar evidencias “de sales hidratadas” en “cuatro localizaciones diferentes” en las que se formaron los surcos conocidos como RSL. De este modo, estas endiduras “se deben a la actividad de agua salada”, confirmaron los científicos.

Los datos obtenidos por la nave muestran los RSL analizados que se forman habitualmente en las latitudes medias del hemisferio sur del planeta en el verano de esta zona. El hecho de que los RSL no permanezca todo el año llevó a la NASA a determinar que se trata de un flujo de agua líquida que se extiende como consecuencia de la llegada de las temperaturas más cálidas. Estos regueros se mueven cuesta abajo a través de las colinas y desaparecen con la bajada de temperaturas.

El trabajo explica que las supervisiones con MRO determinan que los surcos se forman con mayor frecuencia en laderas orientadas al ecuador y en regiones que “van siguiendo al Sol”.

Los expertos explican que aún no se sabe el origen de este agua que forma los RSL, de hecho, extraña entre los expertos la extrema aridez en el entorno de estos surcos.

Se baraja diversas posibilidades, como que el agua se formase en las capas subterráneas del planeta y que saliera ‘a la luz’ tras la fusión del hielo en el verano marciano, aunque existen datos que echarían abajo esta teoría y los científicos no contemplan esta teoría como plausible.

Del mismo modo, apuntan a que el agua se pueda formar a través del vapor de agua expulsado por la atmósfera del planeta. En este caso tampoco está claro si Marte puede suministrar suficiente vapor de agua cada año como para crear los RSL. Tampoco se descarta la presencia de un acuífero en el planeta, casi con seguridad subterráneo.