Johnson reitera que no quiere “más retrasos” en la salida de la UE

El primer ministro afirma que su objetivo es conseguir un acuerdo antes de la fecha pactada

10
El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson. / EFE
Publicidad

El primer ministro británico, Boris Johnson, reiteró ayer que no quiere “más vacilaciones y retrasos” en relación a la salida de la Unión Europea (UE) y afirmó que su objetivo es conseguir un acuerdo que permita al Reino Unido cumplir con la retirada, prevista para el 31 de octubre.

Durante una visita a Escocia, el jefe del Ejecutivo dijo que la previsible aprobación del proyecto de ley que la oposición ha impulsado para evitar un brexit sin acuerdo implicaría que su Gobierno se vea obligado a pedir a la UE “un retraso sin sentido”.

“No creo que eso sea lo que quiere la gente y creo que fuimos muy claros al respecto. No solo obligaría al Gobierno a hacer eso, sino que le daría a la UE el poder de decidir cuánto tiempo el Reino Unido tiene que quedarse. No puedo pensar que ese sea un camino democrático hacia adelante”, declaró a los medios.

Según Johnson, la ciudadanía británica “no quiere más vacilaciones y demoras” en el proceso de retirada del bloque común, por lo que dijo estar comprometido a “ir a Bruselas, conseguir un acuerdo el 17 y 18 de octubre (cuando se celebrará el Consejo Europeo) y asegurarnos de que salimos el 31 de octubre”.

Preguntado sobre si se plantearía dimitir de no poder cumplir con esta promesa, el “premier” contestó que es una “hipótesis” que no quiere “contemplar”.

Ante la profunda crisis en que la gestión del brexit sumió al Partido Conservador, que expulsó a 21 de sus diputados del grupo parlamentario después de que votaran a favor de evitar una salida abrupta del bloque común, su líder aseguró que tratará de reunificar sus filas.

“Intentaré encontrar formas de construir puentes, pero tengo que ser claro, tenemos que materializar el brexit. Este es el mensaje para mis compañeros”, apuntó.

El Gobierno de Johnson volverá a pedir el respaldo de la Cámara de los Comunes el próximo lunes para llamar a los británicos a las urnas el próximo 15 de octubre, pero la oposición ya ha anunciado que no apoyará esta medida.

“Nunca he conocido una oposición en la historia de la democracia que se haya negado a tener unas elecciones, pero esa es su elección. Creo que obviamente no confían en la gente, no piensan que votará por ellos, por lo que se niegan a tener unas elecciones”, indicó.

Johnson visitó ayer Escocia para anunciar la inversión de 51,4 millones de libras (más de 57 millones de euros) adicionales en el sector agrícola escocés y mandar un mensaje de que hará todo lo posible para evitar la independencia de la región, en lo que se interpreta como un inicio de su campaña electoral.

Está previsto que Johnson y su pareja Carrie Symonds pasen la noche en el castillo escocés de Balmoral, donde la reina Isabel II se encuentra de vacaciones, y que regresen hoy a Londres.

Generalmente el primer ministro suele compartir varios días con la soberana en su residencia estival, pero la crisis provocada desde que Johnson decidió suspender temporalmente el Parlamento y su voluntad de celebrar elecciones anticipadas han alterado estos planes.