El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson. / EFE
Publicidad

El primer ministro británico, Boris Johnson, ofreció ayer garantías fiscales y la ejecución del brexit antes del 31 de enero para “unir al país” y “zanjar el caos” si los conservadores ganan las elecciones adelantadas del 12 de diciembre en el Reno Unido. El dirigente tory presentó en la localidad de Telford (West Midlands) su manifiesto electoral -un documento de 50 páginas- cara a los próximos comicios generales anticipados, que serán, según remarcó ayer, los “más cruciales que se recuerdan en la historia moderna”, para los que su formación parte como favorita.

Según estipula su programa, ese partido pretende volver a presentar, antes de la Navidad, el proyecto de Ley del brexit en los Comunes, a fin de que el acuerdo de Johnson sea ratificado por los diputados antes de la fecha prevista de salida de la Unión Europea del 31 de enero de 2020.

Precisamente, la desconexión británica del bloque comunitario fue el tema dominante del discurso del ‘premier’, que ambiciona resolver ese proceso para poder “centrarse” en las “prioridades” de los ciudadanos, como la sanidad o la educación.

“Ejecutaremos el brexit y zanjaremos toda esta amargura y caos”, prometió ayer el político, pues así el Reino Unido podrá “avanzar” y se podrá “dar salida al potencial de todo el país”.
“Somos el único partido en estas elecciones que cuenta con un proyecto para ello (ejecutar el brexit ); tenemos un acuerdo que está listo, así que hagámoslo”, urgió.

Además, según Johnson, será “la única manera de unir al país” y de que el Gobierno se pueda “centrar en las prioridades que preocupan a todos, particularmente el NHS (el sistema público sanitario)”, para el que planea reclutar a 50.000 enfermeras adicionales si los votantes reeligen a los tories.

También consideró que ha llegado la hora de “pasar página a la duda, a los retrasos y a la división de los últimos años y comenzar un nuevo capítulo en la increíble historia de este país, el mejor lugar sobre la Tierra”.

Bloqueo fiscal

Entre algunas medidas detalladas, destaca el llamado “triple bloqueo fiscal”, que da “garantías” a los ciudadanos de que un Ejecutivo conservador no incrementará el impuesto sobre la renta, las contribuciones a la seguridad social ni el IVA si salen reelegidos y que, en cambio, “devolverán dinero al bolsillo del contribuyente”.

Ese punto le diferencia notablemente del programa laborista, un manifiesto de “radicales” reformas sociales, presentado el pasado jueves por Jeremy Corbyn, quien pretende aumentar la carga impositiva a las personas de mayores ingresos y las corporaciones. Johnson se burló ayer abiertamente del dirigente laborista, tras haber aclarado este en un programa de televisión de la cadena BBC que en un futuro referendo europeo adoptaría una posición “neutral” sobre el brexit, sin decantarse por ninguna de las opciones —permanencia o salida de la UE—.

Para regocijo de la audiencia, el líder conservador se mofó de la “indecisión” del dirigente izquierdista: “Corbyn solía ser indeciso, pero ahora ya no está tan seguro”, afirmó.