Irán ya amenaza con misiles

El régimen islamista asegura que todavía no se ha ordenado el cierre del Estrecho de Ormuz, pero avisa de que está «preparado para varios escenarios» posibles.

1

Irán no está dispuesto a que nadie se interponga en su camino. Así, además de desoír las exigencias de que abandone su programa nuclear, cuya negativa le ha supuesto las sanciones financieras por parte de países como Estados Unidos o el Reino Unido, ayer volvió a ignorar las reclamaciones de Occidente, y ensayó «con éxito» dos misiles de largo alcance en el curso de la décima y última jornada de las maniobras navales que llevaba a cabo en el Golfo Pérsico y el Mar de Omán, según informaron fuentes militares de la república islámica.

«Nuestro misil Nur (Luz) tierra-tierra de largo alcance ha sido lanzado con éxito», declaró el vicecomandante de la Armada, Mahmud Musavi.

Poco antes, anunció que las fuerzas iraníes habían ensayado otro artefacto de largo alcance mar-tierra, llamado Qader (Capaz) y que tiene un alcance de hasta 200 kilómetros, «que ha conseguido destruir una serie de objetivos predeterminados en el Golfo».

Las Fuerzas Armadas iraníes lanzaron el pasado domingo un proyectil tierra-aire en la zona oriental del estrecho de Ormuz, que se sumaba a otros tres tierra-tierra que habían sido disparados previamente en estas mismas maniobras navales.

Teherán ha emprendido estos ejercicios militares después de amenazar con bloquear el paso a los petroleros que circulan por el estrecho de Ormuz en represalia por las sanciones recientemente impuestas por Estados Unidos contra su sector petrolero, a las que podría unirse la UE.

Eso sí, por el momento, el Ejército iraní ha negado que se haya ordenado «todavía» el cierre de ese importante paso, aunque avisó de que la república está «preparada para varios escenarios» posibles, según declaró el jefe de la Armada, Habibolá Sayyari.

Por su parte, la Quinta Flota de EEUU, cuya base está en Bahréin, advirtió de que no permitirá que el régimen de Mahmud Ahmadineyad cumpla con su desafío. Eso sí, esta delegación se podría encontrar en estado de alarma, puesto que los ejercicios realizados en el Golfo Pérsico podrían tener como objetivo un ataque inminente a las tropas norteamericanas desplegadas en la zona.

La preocupación la mostró Francia, que condenó el lanzamiento de los misiles iraníes, al asegurar que es «una muy mala señal hacia la comunidad internacional», según afirmó el portavoz del Ministerio de Exteriores galo, Bernard Valero, quien recordó que la Resolución 1929 del Consejo de Seguridad de la ONU prohíbe a Teherán cualquier actividad de proyectiles balísticos con capacidad para transportar carga nuclear.