Hollande declara el “estado de emergencia económica y social”

El presidente de Francia presenta un plan de choque contra el paro dotado con 2.000 millones de euros. Subraya que la cuantía será financiada con ahorro y no con impuestos

0

El presidente de Francia, Francois Hollande, presentó ayer un plan de choque contra el paro, dotado con 2.000 millones de euros, con el objetivo de combatir el desempleo de larga duración y mejorar la formación y empleabilidad de los parados, señalando que Francia se encuentra en “estado de emergencia económica y social”. “Debemos actuar para conseguir un crecimiento más fuerte y una mayor creación de empleo”, declaró Hollande durante su intervención en el Consejo Económico, Social y Medioambiental (CESE). Alli subrayó la necesidad de aumentar la capacitación y cualificación de los trabajadores franceses. “Tenemos que redefinir nuestro modelo económico y social”, añadió.

Desde su llegada al poder en 2012, el número de desempleados en Francia ha aumentado en unas 600.000 personas, lo que ha elevado la tasa de paro del país. El pasado mes de octubre las cifras de desempleo alcanzaron el 10,8%, con 3,19 millones de personas sin empleo, la segunda mayor cifra de toda la Unión Europea, sólo por detrás de España.

De esta forma, las medidas desgranadas por Hollande contemplan bonificaciones de 2.000 euros en dos años para la contratación de parados de larga duración por parte de empresas con menos de 250 empleados y sueldos de al menos 1,3 veces el salario mínimo. Asimismo, el plan incluye un plan de formación para desempleados de larga duración, del que se beneficiarán medio millón de personas y que estará orientado particularmente hacia la creación de empresas por parte de los demandantes de empleo.

El presidente francés defendió que la dotación total de este plan de choque contra el desempleo será financiada mediante el ahorro, “sin la imposición de impuestos suplementarios”. “Entre el liberalismo sin conciencia y la espera sin futuro, hay una manera”, afirmó Hollande, apelando a la necesidad de construir un nuevo modelo social.

Por otra parte, las autoridades marroquíes informaron ayer de la detención de un ciudadano belga de origen marroquí directamente relacionado con los autores de los atentados del pasado 13 de noviembre en París en los que murieron 130 personas. El Ministerio del Interior ofreció solo la inicial en árabe del detenido y precisó que luchó en Siria con el Frente al Nusra, filial de Al Qaeda, antes de unirse a las filas del grupo terrorista Estado Islámico.

Los servicios de Inteligencia marroquíes fueron los que alertaron a las autoridades francesas de la posible pista belga tras los atentados reivindicados por Daesh. Algunos de los autores de los atentados, eran de origen marroquí.