Grecia se vuelca con el ‘no’ de Tsipras

El referéndum convocado por el primer ministro heleno sobre si aceptar o no las medidas de la ‘troika’ para el rescate de su economía se salda con una abultada victoria del rechazo a acometer más medidas de austeridad.

Miles de ciudadanos griegos salieron a la calle en la noche de ayer para celebrar la victoria del ‘no’ en el referéndum que se celebró ayer en el país heleno para votar a favor o en contra del plan propuesto por los acreedores. Los colegios electorales cerraron sus puertas a las 19.00 hora local. Desde entonces, la gente se desplazó hasta la plaza Sintagma de forma improvisada y por la noche, miles de personas festejaban el resultado.

“Ya no se trata de decir ‘no’ a un pacto. Hoy decimos ‘no’ a muchas otras cosas: decimos ‘no’ a la Europa de unos pocos, decimos ‘no’ a un pacto en contra de los derechos de las personas y decimos ‘no’ a un sistema que no funciona”, subrayó Pavlos, al tiempo que ondeaba una bandera con el ‘Oxi’.

Con el 87 por ciento escrutado, el ‘no’ estaba por delante con un 61,45 por ciento frente al ‘sí’, que recogía el 38,55% de los votos.

La gente, visiblemente emocionada, se abrazaba y bailaba mientras corea himnos como Bella Ciao. La música sonaba y tanto mayores como pequeños seguían la letra de las canciones populares de la izquierda.

Maria y Mario coreaban al unísono “Oxi, oxi, oxi” cuando un grupo de jóvenes se unió a ellos y empezaron a bailar unos con otros. “Esto es Grecia y Grecia dice: Oxi”, les seguía otra persona a través de un altavoz. “Estamos muy contentos. Esto es algo muy bonito, es historia. Tras cinco meses de las elecciones volvemos a estar hoy aquí para celebrar una victoria más de SYRIZA”, explicó Agilki, una ciudadana griega catedrática de la Universidad de Atenas.

Rechazo a la Troika

“Hoy hemos dicho doblemente ‘no’: no a la austeridad y ‘no’ a las imposiciones de la troika”, señaló Kostas, con su hijo sobre los hombros ondeando una bandera griega.

Entre la alegría por la clara victoria con una amplia diferencia, los griegos también tienen críticas, sobretodo, para los medios de comunicación. “¡Mega, Skai, Grecia dice ‘no’!”, abucheó la gente, a dos de los principales canales de televisión privados del país.

Entretanto, la multitud también coreó el nombre del ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, quien había dicho que si vencía el ‘sí’ dimitiría de su cargo. “Tengo un poco de miedo”, admitía Georgina, “pero el ‘no’ ha vencido y estoy contenta por ello”.

“SYRIZA, Podemos, venceremos”, decía Yorgos, desde su motocicleta, mientras pitaba con el resto de coches por las avenidas circundantes a Sintagma, que tuvieron que ser cortadas al tráfico por el paso de la gente.

Cientos de personas se congregaron también en Klathmonos, punto de reunión de SYRIZA.