Estado Islámico envía más refuerzos a Ramadi para defender la ciudad

El grupo terrorista infiltró más combatientes en la población, mientras las fuerzas de seguridad iraquíes y los paramilitares chiíes mantendrían los esfuerzos por recuperarla.

3

El grupo terrorista Estado Islámico pudo infiltrar ayer más combatientes a Ramadi mientras las fuerzas de seguridad iraquíes y los paramilitares chiíes mantendrían sus esfuerzos de recuperar esta ciudad del oeste del país tomada por los islamistas hace una semana.

El grupo que lidera Abú Bakr al Baghdadi desplegó combatientes en Ramadi en preparación de la batalla contra las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares, que avanzan hacia la capital de Anbar en este caso.

Las fuerzas iraquíes ganaron terreno en el este de la ciudad desde que lanzaron una contraofensiva el sábado, una semana después de verse arrolladas por los insurgentes, y ayer se hicieron con una zona al sur de la ciudad.

Fuentes policiales indicaron que las fuerzas de seguridad, respaldadas por la milicias chiíes que apoya Irán, y combatientes tribales suníes reclutados en la zona recuperaron zonas de Al Tash, 20 kilómetros al sur de Ramadi, que se encontraría a unos 100 kilómetros de Bagdad.

Asimismo, residentes de Ramadi señalaron que camiones cargados de combatientes de Estado Islámico llegaron el domingo por la noche antes de dispersarse por toda la ciudad.

Abu Saed, que vive en el barrio de Oficiales, relató que pudo ver “dos camiones de los que bajaban decenas de combatientes con armas y que corrían rápidamente hacia los edificios próximos y se ponían bajo cubierto”.

Otros residentes dijeron que al menos 40 milicianos bajaron de otros tres camiones que llegaron al distrito de Al Tamim, en el sur, hacia las 20:00 horas. “Llevaban armas e iban vestidos principalmente de camuflaje con cinturones de explosivos en torno a su pecho”, precisó Abu Mutaz. “Hablaban en dialecto árabe, no eran iraquíes”, añadió.

Por otro lado, aviones del régimen sirio lanzaron ayer unos 15 ataques aéreos en la ciudad de Palmira y sus alrededores, en un intento por contrarrestar el auge del grupo terrorista Estado Islámico, que la semana pasada se hizo con el control de esta histórica localidad. Estado Islámico tomó la ciudad el pasado miércoles, lo que hizo saltar todas las alarmas debido a que alberga uno de los conjuntos de restos romanos más ricos de la región.