España apuesta por el euro

Un estudio revela que los griegos y los irlandeses son que más repaldan la permanencia en la eurozona, mientras Berlín desconfía de los políticos comunitarios.

2

El euro sigue gozando de un amplio respaldo en las principales economías donde circula esta divisa común, según se extrae de una encuesta realizada por la cadena estadounidense CNN y que determina que, mientras solo un 7% de los españoles quiere volver a la peseta, un 45% aboga por una adhesión «indefinida» a la moneda única.

El sondeo ha sido elaborado en base a 1.429 entrevistas realizadas entre el 5 y el 9 de diciembre en Alemania, Francia, España, Grecia, Irlanda, Portugal e Italia.

De media, un 49% de ciudadanos de estos siete países respalda la pertenencia a la eurozona, una cifra que coincide con el porcentaje registrado en el caso de España. Sin embargo, frente al 56% de helenos o el 54% de irlandeses que siguen apoyando, pese a las dificultades esta moneda, Berlín y París tiran de la media hacia abajo con porcentajes del 47 y el 41%, respectivamente.

Este escepticismo en las dos principales economías del euro se deja notar también cuando sus habitantes son preguntados acerca de si consideran que la economía nacional estaría en una mejor posición si no se hubiese unido al euro. Un 42% de alemanes y franceses contestaron afirmativamente, frente al 37% de españoles que optaron por esta postura, apenas secundada en Irlanda por el 27% de encuestados.

Los 17 países de la eurozona deben cooperar para asegurar la supervivencia de la divisa comunitaria, según el 85% de ciudadanos patrios o el 95% de portugueses. En Alemania, solo un 69% apuesta por la cooperación, frente al 20% que la critica, mientras que para el 71% de franceses la colaboración interestatal es la única salida.

Sobre la permanencia o salida del euro, un 45% de españoles quiere que la integración sea indefinida, un 44% reivindica una revisión de la misma, pero no la retirada, y un 7% reclama directamente la vuelta a la peseta.

En este caso, de los siete países analizados, España figura en cabeza en la defensa de una integración en el euro sin fisuras, por delante de Alemania, donde el 41% de los entrevistados también defiende la permanencia sin vuelta atrás. En Francia, el porcentaje cae hasta el 34%, con un 18% de galos a favor de volver al franco.

El sondeo plantea también la posibilidad de unos Estados Unidos de Europa, una idea bien vista por el 64% de los españoles o el 65% de los italianos, pero con más detractores que simpatizantes en Alemania, donde un 41% se ha posicionado en contra y un 36% a favor. Solo Irlanda, donde un 44% de los entrevistados reniega de un sistema federalista, supera en porcentaje de críticos a los germanos.

En lo que sí destacan los alemanes, muy por delante de los otros seis países, es en anteponer los dirigentes nacionales a los europeos. Un 40% considera que sus propios políticos trabajan más por el interés nacional que los europeos, en los que solo confía un 14%.

En España, sin embargo, ocurre al contrario: un 37% confía en las autoridades europeas para resolver asuntos económicos de índole nacional frente al 16% que antepone a los políticos nacionales.

No hay dudas sobre el futuro.- La Comisión Europea remarcó hace unos días que no hay «ninguna duda» sobre el futuro del euro, y sostuvo que la crisis actual no es de la moneda única, sino de las deudas de los Estados miembros. El Ejecutivo comunitario se declaró «orgulloso» de la divisa comunitaria, pero no prevé «celebraciones particulares» del décimo aniversario de la entrada en circulación de los billetes, que se cumple el 1 de enero de 2012.

«El euro no está ahí para eso y nosotros tampoco estamos para celebrar las cosas», indicó el portavoz de Asuntos Económicos, Olivier Bailly. El único gesto será acuñar 90 millones de monedas conmemorativas de dos euros, que empezarán a circular los próximos días.

«Eso no quiere decir que no estemos orgullosos de nuestra moneda única. Consideramos que es uno de los logros más importantes de la historia europea», resaltó el mandatario.