Escocia rechaza la independencia por más de diez puntos de ventaja

El ministro principal, Alex Salmond, dimitió después de conocerse el resultado.

7

El rechazo a la independencia se impuso en el referéndum celebrado este jueves en Escocia con un 55,3% de los votos, frente al 44,7% obtenido por los partidarios de la secesión, con el 100% de los votos escrutados.

El ‘no’ sacó 10,6 puntos porcentuales de ventaja al ‘sí’, con un total de 2.001.926 votos frente a 1.617.989. La participación se situó en el 84,6% de los votantes que se registraron para ejercer su derecho al sufragio.

Con el 100% de las papeletas de las 32 circunscripciones escrutadas, el ‘no’ a la independencia ganó la consulta con una diferencia de 383.937 votos, según los datos facilitados por el organismo electoral escocés.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, expresó su respeto por el resultado del referéndum y celebró que Reino Unido se mantenga como un “país unido”. “Respeto plenamente la decisión que los ciudadanos de Escocia han tomado”, dijo en un comunicado.

“Acojo con satisfacción la declaración del primer ministro Cameron de que el Reino Unido seguirá adelante como un país unido”, resaltó Rasmussen.

“El Reino Unido es un miembro fundador de la OTAN y confío en que continuará jugando un papel de liderazgo para mantener a nuestra Alianza fuerte”, concluyó.

Alivio

Por su parte, el presidente de la Eurocámara, el socialista alemán Martin Schulz, se declaró “aliviado” por la victoria del ‘no’.

En una declaración posterior, Schulz aplaudió que “esta votación se produjo dentro de un proceso democráticamente acordado dentro del país”.

“Creo que, en un momento en el que estar juntos ha demostrado su valor a la hora de hacer frente a los retos a los que nos enfrentamos en todos los ámbitos de la vida, se trata de una decisión acertada”, resaltó.

También el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, celebró el resultado reiterando los vínculos entre Washington y Londres. “No tenemos aliado más cercano que Reino Unido”, destacó.

“Aplaudimos el resultado y felicitamos al pueblo de Escocia por su completo y enérgico ejercicio de democracia”, dijo .

Obama, que se posicionó “a favor de que Escocia siguiese dentro de Reino Unido”, declaró que los debates “apasionados” aunque “pacíficos” en torno a la consulta sirvieron para recordar las “enormes contribuciones” escocesas tanto a su país como al resto del mundo.

“No tenemos aliado más cercano que Reino Unido y queremos seguir con nuestra relación especial y fuerte con todo el pueblo de Gran Bretaña e Irlanda del Norte para enfrentarnos a los desafíos del mundo de hoy”, aseguró.

Cataclismo

Asimismo, el comisario de Comercio, el belga Karel De Gucht, admitió que la independencia de Escocia habría sido un “cataclismo” para Europa, algo que actuaría estimulando el separatismo en otros lugares y creando un continente “ingobernable” de nacionalismos rivales. “Habría sido un terremoto político de la misma escala que la ruptura de la Unión Soviética”, dijo De Gucht, un liberal flamenco, en una entrevista con la radio VRT.

El fin de la amenaza que la independencia de Escocia representaba para Reino Unido da paso a un nuevo escenario de incertidumbre en el que la negociación para un traspaso “sin precendetes” de competencias tendrá que acometerse en paralelo a la mejora de la capacidad de decisión de los demás territorios que forman parte de la unión, especialmente Inglaterra.

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, anunció ayer su dimisión , una renuncia que hará efectiva en noviembre, cuando su partido, el SNP, elija a un nuevo líder.