El partido de Sarkozy resulta derrotado en las elecciones regionales francesas

El partido del presidente francés, Nicolas Sarkozy, sólo va a tener la presidencia de tres de las 26 regiones francesas, mientras que la izquierda gobernará en 23, de acuerdo con los resultados oficiales publicados hoy de los comicios celebrados ayer.

El Partido Socialista, aliado en la mayor parte de las regiones con los ecologistas y con el Frente de Izquierdas de los comunistas en la segunda vuelta de los comicios, consiguieron en el conjunto de Francia algo más del 54% de los votos, según los datos todavía no definitivos comunicados esta madrugada.

Frente a ese porcentaje, que la izquierda no había conseguido en unas elecciones en Francia desde 1981, la Unión por una Mayoría Popular (UMP) de Sarkozy se tuvo que contentar a escala nacional con alrededor del 35,5% de los sufragios.

El ultraderechista Frente Nacional (FN), con un 9,26% de los votos en todo el país y el 17,8% si sólo se tienen en cuenta las 12 regiones en las que había podido mantener sus listas en la segunda vuelta, marcó un nuevo avance.

De hecho, en esas 12 regiones en las que hubo candidatos del FN, sus listas recibieron medio millón de papeletas más que en la primera vuelta del domingo precedente, lo que ilustra que en una semana ha podido convencer a electores de otras opciones o abstencionistas.

La abstención, de hecho, se quedó en el 48,81% según el Ministerio del interior, comparada con el 34,3% registrado en la segunda vuelta de los anteriores comicios regionales en 2004. En la primera vuelta la semana pasada, un 53,67% de las personas inscritas en los registros no habían acudido a las urnas.

Aunque el jefe del Estado había asegurado antes de estos comicios que puesto que eran regionales tendrían consecuencias regionales y no nacionales, esta mañana recibe a su primer ministro, François Fillon, sin duda para preparar una remodelación del Gobierno, aunque no de grandes dimensiones, y algún cambio en el modelo de gestión.

El partido de Sarkozy consiguió, por lo menos, que su derrota no fuera total, sobre todo al conseguir mantener en su poder el gobierno de una región de la Francia metropolitana, Alsacia, y su candidato, Philippe Richert, lo consiguió (46,16% de los votos) con un porcentaje superior al que habían avanzado las encuestas de los últimos días.

En la Francia de ultramar, la UMP conquistó la Guayana con un 56,11% de los votos, frente a la candidata de izquierdas, Christiane Taubira (43,89%), aunque hay que precisar que el jefe de la candidatura de derechas es el alcalde de Cayena, Rodolphe Alexandre, un histórico de la izquierda de esta región americana.

También se hizo con el gobierno de la isla de la Reunión, en el océano Índico.

En la Francia metropolitana, la izquierda, que ya gobernaba 20 de las 22 regiones desde 2004, añadió a sus feudos la isla de Córcega, donde su candidato Paul Giacobbi reunió un 43,09% de los votos, y para gobernar habrá de buscar acuerdos con alguno de los otros grupos de la asamblea: bien la UMP, bien alguna de las dos listas nacionalistas que lograron clasificarse a la segunda ronda.

El mejor resultado de los candidatos socialistas a las presidencias regionales fue el de Midi-Pyrénées, con un 67,77%, diez puntos porcentuales más que los que había recibido en 2004.