El Gobierno amenaza a los separatistas prorrusos

Poroshenko ha designado un nuevo jefe de operaciones militares.

0

El Gobierno ucraniano ha mantenido la presión sobre los rebeldes prorrusos, amenazándolos con una “desagradable sorpresa”, mientras los insurgentes han dicho que se preparan para luchar después de perder su principal bastión.

El presidente Petro Poroshenko, con más confianza desde la caída del bastión rebelde de Slaviansk el fin de semana, ha designado un nuevo jefe de operaciones militares en el este después del nombramiento de un nuevo ministro de Defensa más agresivo que volvió a pedir a los separatistas que depongan las armas.

Un funcionario de seguridad ha indicado que el plan del Gobierno de echar a los rebeldes de las dos grandes ciudades, Donetsk y Luhansk, sería como una “desagradable sorpresa” para los insurgentes.

Puerta abierta

Pero Poroshenko -cuyos funcionarios han descartado más altos al fuego unilaterales- ha mantenido la puerta abierta a una nueva ronda de conversaciones indirectas de paz con los líderes separatistas, nombrando como posible sede para el encuentro una ciudad-monasterio controlada por el Gobierno en el este.

Mientras, han aparecido signos de una división en las filas separatistas tras la caída de Slaviansk, con un poderoso comandante de campo cuestionando duramente la pérdida del bastión rebelde.

Slaviansk

La recuperación de Slaviansk de manos rebeldes supone un gran éxito en la larga lucha de tres meses de Kiev contra separatistas respaldados por Rusia, que ahora reclaman ayuda militar de Moscú.

Un líder rebelde ha restado importancia a la pérdida como algo conveniente militarmente y ha dicho que cientos de combatientes están ahora disponibles para desplazarse a la capital regional, Donetsk, donde se está preparando una estructura de mando para defender la ciudad y devolver el golpe.