El Eurogrupo vuelve a quedarse sin acercar posturas respecto a Grecia

El Gobierno de Tsipras rechaza la última oferta de la troika y presenta un plan alternativo que será debatido este fin de semana para intentar alejar los fantasmas de una salida del euro

Los ministros de Economía de la eurozona concluyeron ayer su reunión de emergencia, la tercera de esta semana, sin conseguir, tampoco esta vez, acercar posiciones con Grecia sobre el rescate y volverán a reunirse mañana por la mañana en un intento que podría ser el último, según fuentes europeas.

Atenas necesita de forma urgente llegar a un acuerdo con sus acreedores sobre un plan de reformas con el fin de desbloquear el último tramo de 7.200 millones del rescate y evitar así una suspensión de pagos en los próximos días y posiblemente la salida del euro.

El Gobierno griego debe pagar un vencimiento de 1.500 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) el 30 de junio y asegura que no puede afrontarlo sin ayuda de la UE. Ese mismo día termina la prórroga del rescate, con lo que Atenas no tendrá acceso a más fondos europeos.

El motivo del nuevo fracaso del Eurogrupo es que Atenas rechazó en rotundo la última oferta de la troika y envió un nuevo plan “muy tarde”, con lo que no hubo tiempo a evaluarlo, según afirmó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en una breve declaración al término del encuentro.

“Las instituciones nos han informado de que la distancia con las autoridades griegas en una serie de cuestiones todavía está lejos”, señaló el presidente del Eurogrupo. “Mientras tanto, la puerta todavía está abierta para que las autoridades griegas acepten las propuestas presentadas por las instituciones”, indicó.

El Eurogrupo encargó a los técnicos de la troika que examinen la última oferta de Grecia y determinen si hay algún elemento que pueda incorporarse a la propuesta de las instituciones. El texto se presentará a Atenas en el nuevo Eurogrupo de emergencia de mañana sábado como un plan final, para que lo tome o lo deje, según aseguraron las fuentes del organismo consultadas.

Los acreedores quieren que el plan sea aprobado por el Parlamento griego el mismo domingo antes de desbloquear fondos del último tramo del rescate. Sin embargo, las principales diferencias siguen siendo la subida del IVA, la reforma de las pensiones y el recorte del gasto militar, según confirmó el ministro de Economía español, Luis de Guindos, antes de empezar la reunión.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, estuvo negociando durante los últimos dos días en Bruselas sin resultados con los máximos representantes de la troika: el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker; el del Banco Central Europeo, Mario Draghi; y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

La troika considera insuficiente la última oferta que Grecia envió el lunes a la cumbre de la eurozona y reclama más esfuerzos en materia de IVA y reformas. Además, critica que el plan de Tsipras se basa casi exclusivamente en subidas de impuestos y no recorta los gastos, ya que considera que podría agravar la recesión.

Particularmente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró que mantiene “la misma línea de pensamiento” que la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) sobre las reformas que debe llevar a cabo Grecia para desbloquear el último tramo del rescate y recordó que las tres instituciones presentaron “una postura común y unificada”.