El Estado Islámico pidió un rescate de 100 millones de euros por Foley

Siria es el país más peligroso para los reporteros de todo el mundo según advierte el CPJ.

0

El Estado Islámico pidió inicialmente un rescate de 100 millones de euros a cambio de la liberación del periodista estadounidense James Foley antes de advertir la semana pasada en un correo electrónico a su familia de que le ejecutaría, amenaza que hizo efectiva este martes.

Así lo reveló en declaraciones a los medios Philip Balboni, presidente ejecutivo de ‘GlobalPost’, el medio electrónico para el que trabajaba Foley en el país asiático cuando fue secuestrado en noviembre de 2012.

Sin embargo, la respuesta del Gobierno estadounidense, como viene siendo su política en este tipo de casos fue negativa, destaca el ‘New York Times’, que también informó de la petición de un “rescate multimillonario” por Foley, citando a un representante de su familia y a un antiguo rehén que estuvo retenido junto a él en Siria.

La petición de rescate llegó en noviembre de 2013, acompañada por una prueba de vida, y a partir de entonces hubo “muy pocos” mensajes de los captores que, según Balboni, “no eran muy locuaces” simplemente formulaban sus “demandas”. Finalmente, el pasado miércoles la familia recibió un nuevo mensaje. “Era corrosivo y estaba cargado de rabia contra Estados Unidos. Era terriblemente serio”, explicó entonces Balboni, precisando que en él se amenazaba con ejecutar a Foley.

“Obviamente, confiamos y rezamos para que eso no ocurriera (…) desgraciadamente no mostraron ninguna piedad”, lamentó, asegurando que en su último mensaje, que igualmente se hizo llegar al Gobierno, “no había ninguna demanda” concluyó el presidente ejecutivo de ‘Global Post’.

Rescate

La ejecución del periodista James Foley por el Estado Islámico no hizo sino confirmar que Siria es “el país más peligroso” para los reporteros en todo el mundo, según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), que subrayó que con él son ya 70 los periodistas muertos en este país.

Esta organización con sede en Nueva York manifestó su “extrema preocupación por todos los periodistas, en su mayoría sirios” que continúan en manos del Estado Islámico, “que ha secuestrado, asesinado y amenazado repetidamente a periodistas en los territorios bajo su control”.

“Los periodistas locales y extranjeros ya sabían que Siria era el país más peligroso del mundo para ser reportero antes de que la decapitación de James Foley lo expusiera al conocimiento de la población en general”, dijo el subdirector del CPJ, Robert Mahoney.

“Los miembros del Estado Islámico que le asesinaron usan la violencia y la intimidación para silenciar toda la información independiente en las zonas que controlan. Pese a ello, periodistas sirios y extranjeros como Jim Foley están dispuestos a poner sus vidas en peligro, en un intento, en palabras de otra periodista estadounidense asesinada en Siria, Marie Colvin, de ‘dar testimonio’”, añadió.

Además de Foley, al menos 69 periodistas fueron asesinados en Siria mientras informaban de la guerra civil en el país. Según el CPJ, el 75% fallecieron en fuego cruzado o situaciones de combate, pero el resto fueron víctimas de ataques directos por parte de todas las partes en el conflicto.

Más de 80 periodistas fueron secuestrados en Siria, “una cifra sin precedentes desde que el CPJ se fundó en 1981”, destacó el organismo. Además, el CPJ estima que aproximadamente 20 periodistas, en su mayoría sirios, permanecen desaparecidos en el país.