El Ejército pide más ataques aéreos en la ofensiva llevada a cabo en Tikrit

1

El Ejército iraquí confirmó que la ofensiva para recuperar el control de Tikrit, en manos del grupo terrorista Estado Islámico, se estancó y pidió más ataques aéreos para poder poner fin al control de los yihadistas.

“Hemos decidido poner fin a las operaciones militares en Salahuddin —provincia de la que Tikrit es capital— con el fin de reducir las bajas entre nuestras heroicas fuerzas y preservar las infraestructuras pendientes”, explicó el ministro del Interior, Mohamed al Ghabanen, en una conferencia de prensa en la ciudad de Samarra, a 95 kilómetros al norte de la capital iraquí.

Con el uso de tácticas de guerra de guerrillas, los milicianos convirtieron la ciudad en un laberinto de bombas de fabricación casera y edificios trampa con explosivos escondidos. Además, están utilizando francotiradores para frenar el avance del Ejército iraquí en la zona.

Aunque el Ejército consiguió recuperar grandes zonas de la ciudad de Tikrit, los distritos centrales todavía siguen bajo la influencia de Estado Islámico.

Solo cuatro días después de que las fuerzas de seguridad iraquíes y milicias chiíes consiguieran tomar parte de la ciudad, la ofensiva, que se convirtió en una de las más grandes desplegadas contra los yihadistas desde junio de 2014, se estancó esperando nuevas ayudas y refuerzos armamentísticos.

Según explicó un militar desplegado en Tikrit, a lo largo de ayer no se han producido combates y están a la espera de que lleguen nuevos ataques aéreos para poder luchar contra Estado Islámico. “Necesitamos el apoyo aéreo de cualquier fuerza que pueda trabajar con nosotros”, pidió el viceministro de Defensa, Ibrahim al Lami, aunque no quiso especificar si este llamamiento va dirigido a la coalición liderada por Estados Unidos o a Irán.

Más de 20.000 tropas y milicias chiíes respaldadas por Irán están participando en la operación que comenzó hace dos semanas. Junto a ellos están luchando un pequeños grupo de combatientes.