El AKP de Erdogan volverá a gobernar en solitario una vez más en Turquía

El partido Justicia y Desarrollo (AKP) del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, consiguió la victoria en las elecciones legislativas con una contundencia que no aventuraban ni los mejores pronósticos, al recuperar la mayoría parlamentaria que le permitirá gobernar de nuevo en solitario, aunque sin alcanzar el resultado óptimo que le habría permitido enmendar la Constitución y ratificar el poder de su líder y mandatario del país.

A falta de la publicación de resultados oficiales definitivos, el AKP obtuvo, con un 95 por ciento de los votos escrutados, un 49,4 por ciento de los votos, lo que equivaldría a 316 escaños en el Parlamento, lejos de los 330 que le permitiría proponer de manera unilateral un referéndum constitucional y, por descontado, de los 367 que le concederían la posibilidad de introducir las enmiendas sin necesidad de plebiscito.

Asimismo, el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, calificó el triunfo ayer del AKP en las elecciones generales como “una victoria para la democracia en el país”. Davutoglu compareció ante una multitud en la ciudad de Konya, uno de los bastiones del partido, tras conocer el resultado de los comicios en este sentido.

“Esperamos serviros bien durante los próximos cuatro años y seguir al frente de vosotros una vez más en 2019”, proclamó Davutoglu, quien tras el discurso se dispuso a viajar a la capital, Ankara, para anunciar las líneas maestras de la nueva legislatura.

La segunda fuerza parlamentaria será el el Partido Republicano del Pueblo (CHP) que preside Kemal Kiliçdaroglu y que consiguió al cierre de la edición un provisional 25,3 % de los votos.