El Parlamento británico rechaza el brexit en tres días de Johnson

La Cámara de los Comunes impone una larga tramitación que podría sobrepasar la fecha límite del 31 de octubre, forzando una nueva prórroga o una salida de la UE sin acuerdo

28
El primer ministro británico, Boris Johnson, en la Cámara de los Comunes. / EFE
Publicidad

La Cámara de los Comunes rechazó ayer el calendario propuesto por el primer ministro, Boris Johnson, para la tramitación parlamentaria del acuerdo del brexit, lo que implica una dilación de los plazos que podría sobrepasar la fecha límite, el próximo 31 de octubre, abocando a una ruptura caótica.

Los diputados rechazaron por 322 votos en contra y 308 a favor la ‘hoja de ruta’ del Gobierno, que implicaba ventilar los trámites parlamentarios sobre el acuerdo del brexit en tres días, de modo que mañana jueves pudiera quedar aprobado.

Los laboristas y el Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte ya habían avanzado que votarían en contra por considerar que esta aprobación acelerada es un “abuso” de Westminster.

“Hoy, la Cámara de los Comunes se ha negado a ser empujada a debatir un proyecto de ley enormemente significativo sin apenas tiempo”, dijo el líder laborista, Jeremy Corbyn.

Corbyn señaló a Johnson como “el autor de su propia desgracia” y le ofreció “trabajar juntos para acordar un calendario razonable”. “Sospecho que la Cámara de los Comunes votará para debatirlo. Ese sería el camino sensato”, apostilló.

Por su parte, la líder de los Liberal Demócratas, Jo Swinson, urgió a Johnson a solicitar a la UE una nueva prórroga para evitar que el 31 de octubre llegue sin un acuerdo aprobado. “Deje la política de riesgo calculado”, le instó.

Johnson, por su parte, anunció que el Gobierno suspende la tramitación parlamentaria sobre el brexit a la espera de que la UE responda a la decisión adoptada por Westminster.

“Ahora, la Unión Europea debe pensar cómo responder a la petición del Parlamento para una prórroga. El Gobierno debe tomar el único camino responsable y acelerar nuestros preparativos para una salida sin acuerdo. Hasta que la UE tome una decisión, suspenderemos esta legislación”, dijo.

El inquilino de Downing Street reprochó a la Cámara de los Comunes que votase por un retraso en vez de por un calendario que habría garantizado que Reino Unido abandona la UE el 31 de octubre con un acuerdo. “Ahora nos enfrentamos a una mayor incertidumbre”, lamentó.

Lo paradójica es que este revés al Gobierno llegó apenas unos minutos después de que consiguiera su primera victoria en el Parlamento en su ‘hoja de ruta’ para el brexit.

Los diputados aprobaron en la misma sesión, con 329 votos a favor y 299 en contra, el proyecto de ley sobre el acuerdo del brexit, permitiendo así avanzar en la tramitación parlamentaria.

Johnson y la UE llegaron la semana pasada a un acuerdo para enmendar el texto negociado por el anterior Gobierno de Theresa May únicamente en lo relativo a la salvaguarda para que el brexit no traiga de vuelta una frontera dura en el Úlster.

El nuevo acuerdo debe ser aprobado por el Parlamento británico —que rechazó la versión de May hasta en tres ocasiones— y por la Eurocámara, que ya ha avanzado que no moverá ficha hasta que Westminster dé el visto bueno.

Johnson, que llegó al cargo el pasado mes de julio con la promesa de obrar el brexit el 31 de octubre con o sin acuerdo, se mantiene firme en su postura. “No permitiré de ninguna manera que pasemos más meses con esto”, avisó ayer mismo, antes de la votación.

Para el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, el término técnico para describir la actual situación parlamentaria del acuerdo del brexit es “el limbo”.