El Open Arms pide la evacuación inmediata de los inmigrantes

La salud física y psicológica de las 134 personas que permanecen a bordo frente a la isla de Lampedusa empeora con el paso de las horas • “Hay amenazas de suicidio”, dice la ONG

29
Publicidad

La salud física y psicológica de los 134 migrantes que permanecen a bordo del barco de la ONG española Open Arms frente a la isla de Lampedusa (sur) empeora con el paso de las horas, mientras el Gobierno italiano se niega a autorizar su desembarco.

“Amenazas de suicidio. Conatos de violencia. Todas las personas están física y psicológicamente rotas. Al límite. Necesitan ser evacuadas de forma inmediata”, aseguró la organización española en las redes sociales.

La embarcación lleva desde el 1 de agosto en el Mediterráneo esperando un puerto y desde el 14 de agosto está en aguas italianas, pero sin poder acercarse a tierra, pues el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, se niega a permitirlo. La organización denunció ayer en las redes sociales que “las condiciones psicofísicas de adultos y menores son críticas y su seguridad es muy preocupante”, tal y como pudo constatar un psicólogo de la ONG italiana Emergency, que ha subido a bordo.

El informe

En este sentido, fue Alessandro Dibenedetto, quien pudo comprobar que a bordo hay 28 menores, de entre 16 y 17 años, procedentes de Eritrea, Sudán, Nigeria, Chad, Egipto, Gambia y Mali, explica en un informe reciente.

Después de conversar con las personas salvadas, Dibenedetto afirmó que han sufrido abusos, torturas y violaciones de sus derechos humanos, y que actualmente se encuentran en “condiciones de extrema vulnerabilidad, tanto física como psicológica, agravadas por la incertidumbre y el estrés que están viviendo, lo que les expone a sufrir riesgos psicopatológicos”, recalcó.

La mayoría tiene problemas como ansiedad y depresión, pero también tensión muscular, insomnio, cansancio, estado de preocupación constante e incluso pensamientos de autolesión, expuso el documento, que concluyó que “resulta urgente y necesario solicitar la intervención inmediata por parte de las autoridades competentes” para poner fin a la situación.

A la embarcación también subieron los médicos del Cuerpo de Socorro Italiano de la Orden de Malta (CISOM), que explicaron a los medios locales que “las condiciones sanitarias son pésimas, no hay espacio suficiente para tanta gente”, y solo hay dos baños, con lo que “los migrantes, a menudo, se ven obligados a satisfacer sus necesidades fisiológicas donde duermen y comen”.