La diócesis dedicará una buena parte de su actividad durante el venidero 2021 a reflexionar y buscar soluciones para paliar la escasez de sacerdotes en la provincia, que obligará a repensar sobre el modelo organizativo más adecuado para atender las necesidades pastorales de una provincia con un clero envejecido y una gran dispersión de población.
Este será uno de los objetivos marcados con línea roja para el próximo año, que cristalizará en la convocatoria de la Asamblea Presbiteral que el obispo convocará para junio y en la que los arciprestazgos y parroquias están ya trabajando mediante un documento previo en el que se pone de manifiesto el estado de esta delicada cuestión.
El obispo César Franco señaló la asamblea como uno de los hitos más destacados de la actividad diocesana para el próximo año en el ya tradicional encuentro navideño con los medios de comunicación, en el que realizó un balance de lo realizado en un 2020 marcado por la pandemia pero que no ha impedido desarrollar gran parte de la acción pastoral y redoblar esfuerzos en la acción caritativa y asistencial.
La crisis sanitaria ha constreñido la actividad diocesana, sobre todo en los meses más duros del confinamiento, pero el obispo precisó que se ha ido trabajando “al ritmo de los acontecimientos” e incluso destacó que ha abierto nuevas oportunidades para la comunicación del mensaje evangélico como la difusión digital de la revista mensual diocesana iniciada a causa de la pandemia.
También puso de manifiesto la ingente labor de Cáritas a favor de los colectivos y personas a los que la crisis ha golpeado de forma más dura, así como la del “ejército de solidaridad” que se movilizó en la fabricación de mascarillas o pantallas protectoras durante las primeras semanas de la pandemia.
Asimismo, señaló que 2020 también ha traído buenas noticias para la provincia, como la ordenación de un diácono para la diócesis tras una década de sequía vocacional o la llegada de nuevas congregaciones religiosas como las Oblatas de María Inmaculada o las Carmelitas Samaritanas del Sagrado Corazón.
De igual modo, de cara a 2021, el obispo subrayó la celebración del Año Jubilar de El Henar en Cuéllar, que a partir del 8 de agosto concentrará un buen número de actividades religiosas y culturales en torno a la devoción a la virgen.

NUEVA IMAGEN CORPORATIVA

La Diócesis de Segovia cuenta ya con con una imagen corporativa con la que englobar bajo un mismo paraguas a todos los que forman parte de ella. El secretariado diocesano de Medios de Comunicación ha puesto en manos de la empresa segoviana Cinco Sentidos la creación del diseño que documentos y notas de prensa tendrán a partir de ahora con el objetivo de resaltar los valores diocesanos en una imagen “reconocible e identificable por todos aquellos que la contemplen”, según explicó Laura Domínguez, responsable de medios y encargada de dar a conocer esta nueva imagen .

La nueva imagen de la diócesis está compuesta por dos elementos: un arco formado por varios más pequeños con una línea abierta, y una cruz que ocupa un lugar preferencial. La imagen es sencilla, representada en una gama cromática que permite claridad y que, en conjunto, transmite que somos Iglesia y que somos Segovia. Todo ello acompañado de un lema, «Bienvenidos», con el que, según explicó Dominguez, “aspiramos a que todas las personas comprendan y sientan que las puertas de la Diócesis están abiertas para cada uno de ellos, independientemente de su condición. Por eso, no duden que en la Diócesis de Segovia serán siempre bienvenidos”.